RIO DE JANEIRO – Un informe de auditores del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) apuntó supuesto superávit de US$ 911 millones en financiaciones del Banco Nacional del Desarrollo Económico y Social (BNDES) a exportaciones de contratistas brasileñas en el área de energía, cifra que corresponde a 41, 7 % del total de los valores financiados (US$2,200 millones).

La auditoría se realizó en 17 contratos de la institución con Odebrecht, Andrade Gutiérrez, OAS y Camargo Corrêa para financiar la construcción de nueve hidroeléctricas y dos líneas de transmisión en Angola, República Dominicana, Mozambique, Ecuador y Costa Rica. El auditorio también apuntó que US$570 millones habrían sido desembolsados por el banco sin comprobación. El caso está bajo investigación en el TCU, que aún tendrá que juzgarlo en el plenario.

En el informe, el TCU clasifica como “irracional ” el porcentaje financiado en las 17 obras: más del 85 %. En el caso de que el dinero liberado puede haber cubierto gastos con proveedores locales, lo que viola las normas del Programa de Financiamiento a las Exportaciones (Proex) de Brasil, que sólo financia operaciones de empresas brasileñas en el exterior. También indica que los costos de administración pueden haber sido hasta cinco veces mayores que los valores de referencia en proyectos similares, como el utilizado por la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel). Estos gastos superaron el 13 % del valor sumado a las 17 operaciones, pero superaron el 20 % en seis casos.

Según el TCU, uno de los factores que explican la discrepancia es el elevado gasto con mano de obra expatriada. En dos emprendimientos de Odebrecht en Angola ­­̶ las hidroeléctricas de Cambambe y Laúca ̶ , el 66 % de los desembolsos para el pago de salarios y beneficios pueden haber sido indebidos.

“A partir del momento en que el BNDES exigió mayores comprobaciones, quedó claro que los valores anteriormente desembolsados estaban sobreestimados”, afirma el TCU en el informe. En el texto, la corte muestra que los costos con mano de obra expatriada en los dos casos fueron, en promedio, 2,25 veces mayores que en las otras obras y 2,6 veces superiores al declarado en el sistema de Relación Anual de Informaciones Sociales (Rais), del antiguo Ministerio de Trabajo. Además, cayeron a menos de un tercio cuando el banco aumentó los controles.

““Aún así, no hay, en la documentación enviada por el BNDES, cualquier evidencia de que el banco haya identificado tales incongruencias y proporcionado ajustes en los valores anteriormente desembolsados a mayor”, indica el informe del TCU sobre el caso.

En el documento, publicado en el Diario Oficial de la Unión en noviembre del año pasado, el órgano de control cuestiona al banco sobre las medidas que está tomando. También muestra que la institución puede haber adelantado recursos del programa de financiamiento de exportaciones (Proex) para ventas que acabaron no confirmándose. También cuestiona si hay iniciativas para cobrar de los exportadores las multas que, por contrato, el Proex puede aplicar en esos casos.

Banco suspende más de 20 contratos

Los problemas con las exportaciones de servicios ya llevaron al BNDES a suspender más de 20 contratos. Cuatro de los 17 contratos auditados por el TCU tuvieron los desembolsos suspendidos en 2016.

Uno de los problemas señalados es la morosidad de los países donde se realizaron las obras, protegidas por el Seguro de Crédito a la Exportación. Como está cubierto por el Tesoro Nacional, el gasto para cubrir estos rombos no impacta directamente al banco. El análisis del área técnica del TCU indica, sin embargo, que pueden haber ocurrido fallas también en la aprobación, control y desembolso. Habrían sido contrariadas reglas del Programa de Financiamiento de Exportaciones (Proex), lo que someterá al BNDES ya los exportadores a multas, si las violaciones son comprobadas.

Otro lado

Augusto Sherman, relator del caso, no quiso comentar la auditoría. El TCU todavía espera respuestas del BNDES y no entró en fase de deliberación en el plenario de la corte. Veintidós solicitudes de información encaminadas por el TCU al BNDES, que deberían haber sido respondidas hasta finales de diciembre, siguen sin respuesta. De acuerdo con la marcha del proceso, una solicitud de prórroga de plazo se presentó al final de la tarde del martes 2 de abril.

El BNDES informó que está finalizando su respuesta para ser enviada al organismo y no quiso comentar el reportaje. Las contratistas Andrade Gutiérrez, OAS y Camargo Corrêa tampoco quisieron pronunciarse sobre el informe. Odebrecht informó que presentará las aclaraciones al BNDES si es necesario por el órgano de control.

Comments

comments