El fin de semana pasado probablemente haya establecido un record para el cine dominicano: cinco filmes nacionales ganaron en  festivales internacionales  en Panamá, Estados Unidos y Curazao. Dos de los directores recibirán en conjunto 17 mil 500 dólares y el de sus proyectos en Cannes y Países Bajos y Morelia.

El hombre que cuida, de Alejandro Andújar,  ganó el Yellow Robin Award para los nuevos cineastas del Caribe y América Latina de la sexta edición del Festival Internacional de Cine de Rotterdam Curaçao (CIFFR).

El Yellow Robin Award consiste en un premio en efectivo de US$10.000 dólares para el director, y la participación en un programa de desarrollo de talentos y proyección de la película en el programa Bright Future del Festival Internacional de Cine de Rotterdam en 2018, así como proyección en la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Morelia en México.

Cocote, escrita y dirigida por Carlos José de los Santos, ganó el primer lugar de la sección  “Primera Mirada 2017”, del VI Festival Internacional de Cine de Panamá (IFF), se tiene a la mano  uno de los grandes filones del perfil de la nueva marca fílmica dominicana, que incluye el cine de autor, el experimental y el puramente comercial,  elevados todos en los puestos de su escala.

Cocote con  la producción de Fernando Santos Díaz,  de Guasábara Cine,  en coproducción con Nabis Film Group (Argentina) y Pandora Film Produktion (Alemania). Con el premio, el largometraje dramático “Cocote” (Nelson Carlo de los Santos. 2016), gana 7, 500 dólares y su proyección en el Festival de Cannes.

Carpinteros, escrita y dirigida por José María Cabral, pinta a lo lejos como uno de los hitos en la historia del cine dominicano. Acaba de ganar en la categoría  de  Mejor Director en el Havana Film Festival de Nueva York 2017.

El documental Yanillys Pérez con Jeffrey obtuvo el domingo en la noche  premio del público de estudiantes en el Cleveland Film Festival.

Otro documental criollo es Muerte por Mil Cortes (dirigido por el colombiano Juan Mejía Botero y producido por Jacke Keel  para Propagas y el  Festival de Cine Ambiental Dominicano) ganó el premio del jurado a mejor película del medio ambiente en  el Festival de la Universidad de Yale.

Muerte por mil cortes es un trabajo ambiental que presenta la  la tala de árboles se en la frontera bi-nacional  y que explora la realidad cambiante de comunidades que viven en la frontera entre Haití y República Dominicana y como la deforestación destruye el tejido social y económico de dos países y sus consecuencias.

José María Cabral fue la fuente que dio a conocer a los medios dominicanos el triunfo de los tres proyectos.

Fuente: Joserafaelsosa.com

Comments

comments