París.-Instituciones económicas y financieras anunciaron ayer en una cumbre en París sus compromisos para luchar contra el calentamiento global, que van desde el abandono de las energías fósiles hasta la presión a las empresas más contaminantes para que se sumen a la lucha.

Carbón sin financiamiento

La compañía de seguros AXA acelerará su desvinculación de la industria del carbón. El grupo anunció que no asegurará o invertirá en cualquier empresa implicada en la construcción de nuevas centrales de carbón.

Señaló además que retirará 2,500 millones de euros de inversiones del sector. Paralelamente, aumentará en 9,000 millones de euros sus inversiones “verdes” de aquí a 2020.

El banco holandés ING se comprometió a “acelerar la disminución” de sus financiamientos destinados a las centrales de carbón. De aquí a 2025 financiará exclusivamente a los productores de electricidad que utilicen menos de 5 % de carbón y dejará de financiar directamente los proyectos de centrales de carbón.

Un grupo de más de 200 grandes inversores, incluyendo HSBC o el fondo de pensión público más grande de Estados Unidos (CalPERS), decidieron presionar a un centenar de las empresas más contaminantes del mundo (BP, Chevron, Coal India), actores del sector de transportes (Airbus, Ford, Volkswagen), y grupos mineros y siderúrgicos (ArcelorMittal, BHP Billiton, Glencore…). Concretamente, durante cinco años, estos 225 inversores seguirán de cerca a estas empresas.

Si hacen progresos suficientes podrán ser retiradas de la lista.

Comments

comments