Indra Sistemas, la empresa que con la aprobación de la JCE suplió los equipos electrónicos de registro de electores y conteo de votos en las pasadas elecciones, es una multinacional española que ha estado involucrada en múltiples escándalos y denuncias de fraudes y corrupción. Actualmente está involucrada en un caso de corrupción español donde se comprobó que la empresa desvió 600.000 euros públicos al PP con empresas pantalla.

A eso se le suma el escándalo vivido en el pasado proceso electoral de República Dominicana, el cual se vió marcado por graves irregularidades, tales como la expulsión de delegados de la oposición al momento de iniciar el conteo, desaparición de urnas, quema de boletas electorales, incendios en Juntas electorales provinciales, alteración de actas electorales, y aparición de boletas de diferentes provincias en la misma urna. Se produjeron manifestaciones y disturbios a nivel nacional, en los casos de Moca y San Pedro de Macorís hubo un saldo de 6 muertes.
La Unión Interamericana de Organismos Electorales informó de graves irregularidades en el montaje de las elecciones generales en República Dominicana. Las autoridades electorales decidieron anular masivamente los votos emitidos en un tercio de los colegios electorales tanto de Santo Domingo Oeste, como del Distrito Nacional.
Diversos sectores de la sociedad civil y la oposición exigieron además la destitución del presidente de la Junta Central Electoral. Varios candidatos de partidos opositores para cargos electivos en Santo Domingo Este se declararon en huelga de hambre​ como método de reclamo para nuevas elecciones en el municipio.}
La propia JCE, siendo juez y parte, en el mes de julio, evaluó los casos de irregularidades reportados y “verificó” que los resultados eran legítimos.
Sin embargo surgió una crisis postelectoral donde salió a relucir una muy probable financiación de la campaña electoral del  PLD en el 2016 con fondos de dinero sucio provenientes de la multinacional Odebrecht, que cuestionan la legitimidad del gobierno.

De acuerdo al reputado jurista Francisco Alvarez –PANCHO ALVAREZ-, el doctor Roberto Rosario compró equipos 900% por encima del costo real de los mismos.

 

A continuación presentamos algunos de los casos en los que la empresa Indra se ha visto cuestionada, encontrados en informaciones de prensa disponibles en línea:

2010 Barcelona, España. Fallas graves durante votación. El ayuntamiento de Barcelona abrió un expediente administrativo y sancionó financieramente a Indra a mediados de 2010 por “faltas graves” que causaron problemas durante una consulta ciudadana en la que Indra era la responsable del voto electrónico. Los fallos técnicos se extendieron durante los siete días que duró la consulta e hicieron colapsar puntos de votación.

2010 Argentina. Ligada a un caso de soborno. Una investigación sobre enriquecimiento ilícito de del ex secretario de transporte argentino, Ricardo Jaime, encontró que éste había ofrecido a Indra, a través de su asesor Manuel Vásquez, la realización de negocios a cambio de aportar a la campaña electoral de 2005.

2012 AngolaAcusación de complicidad con el gobierno. Luego de una cuestionada licitación, la Comisión Nacional Electoral (CNE) del país africano de Angola contrató a Indra por más de 250 millones de dólares para suministrar los materiales e instalar un sistema de trasmisión tecnológica de registro de votos durante las elecciones parlamentarias de ese país. El líder de la oposición, Isaias Samakuva, afirmó públicamente: “No tenemos ninguna duda de que Indra vino a Angola para satisfacer los intereses personales de José Eduardo dos Santos (presidente) y no los del país”. Indra ya había sido acusada de colaborar con dos Santos en la manipulación de las anteriores elecciones de ese país en 2008.

2013 Argentina. Aumento injustificado del contrato. Indra fue contratada por 168 millones dólares por el gobierno argentino para brindar el servicio de escrutinio en las elecciones generales de ese país. Sin embargo, unos tres meses después de haber firmado el contrato, el gobierno lo amplió a través de una decisión administrativa para pagarle a la empresa 33 millones de dólares más. Esta decisión recibió críticas y se cuestionaron los motivos que la justificaran.

2014 España. Involucrada en varios escándalos. El expresidente español Felipe González usó sus vínculos con Indra para que esta adquiera a un monto sobrevalorado de 1.5 millones de euros la empresa de su hijo mayor, Oyauri Investment. También ese año Indra se vio implicada en el caso Púnica, una trama de corrupción de diversos ayuntamientos españoles, en la que se adjudicaron servicios públicos por valor de 250 millones de euros a cambio de pagos y comisiones ilegales. Por último, la Unidad de Delincuencia Económica de la policía española abrió una investigación sobre una operación realizada por Indra en 2001: la compra por 44.4 millones de euros de la empresa uno de los hijos del entonces jefe de la Generalitat (gobierno) catalán, Jordi Pujol Soley, a partir de la cual la compañía comenzó a conseguir contratas millonarias con la Generalitat.

2015 Sevilla, EspañaFallo informático en recuento de votos. El sistema electrónico de conteo de votos instalado por Indra para las elecciones municipales de Sevilla tuvo un fallo y mantuvo bloqueado por varios días el recuento de votos en 44 mesas electorales.

2016 EcuadorDemandada por perjuicios. El Consejo de la Judicatura de Ecuador demandó por 32 millones de dólares a Indra en febrero pasado, por incumplimiento de contrato. Indra fue contratada para implementar un sistema de administración de trámites judiciales, pero de acuerdo a una investigación de la Contraloría General de ese país hubo irregularidades en la implementación del servicio.

2017 España, La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha concluido de forma preliminar que la compañía tuvo un papel decisivo en la financiación ilegal del Partido Popular de Madrid, facilitando la entrada de más de 600.000 euros en su caja B a través de una compleja red de empresas instrumentales.

Contratada en un momento de crisis

Indra fue anunciada el pasado 13 de septiembre de 2015 como la empresa ganadora de la licitaciónpública internacional abierta por la JCE para suplir los “los equipos y servicios que permitirán la automatización del registro de electores concurrentes mediante el uso de tecnología aplicada a las huellas, es decir, dactilares, y lo que permitirá automatizar el escrutinio del conteo de los votos en los Colegios Electorales”. Los servicios de Indra costarán al Estado dominicano 26.9 millones de dólares más impuestos.

Al momento de ganar la licitación Indra se encontraba en medio de una situación de crisis, que se expresó en el despido colectivo de 1,850 empleados de su filial española por causas económicas. De acuerdo al periódico español El País, la empresa registraba para septiembre del año pasado una pérdida de 561 millones de euros.

En 2015 Indra obtuvo una calificación D en el índice anti-corrupción para compañías del sector de defensa (en la que Indra también ofrece servicios) de Transparencia Internacional, lo que quiere decir que la compañía muestra “evidencia limitada” de compromiso ético y anti-corrupción.

Se contactó a la JCE para confirmar si conocía de los casos mencionados cuando asignó el contrato para el conteo electrónico de las elecciones del próximo domingo, pero hasta el momento no hemos obtenido respuesta. El récord de Indra resulta aún más preocupante al tomar en cuenta que la empresa que audita los equipos para a utilizar en el registro y conteo electrónico, PricewaterhouseCoopers, ha sido condenada en dos ocasiones por ocultar información.

Fuentes: El Grillo y Wikipedia

Comments

comments