SANTO DOMINGO. Las elecciones generales del 2016 no sólo estuvieron matizadas por fallas graves de los equipos del registro de concurrentes y del escrutinio de los votos, sino por el control absoluto que tuvo la empresa Indra Sistema en el procesamiento de los resultados de los colegios electorales, los cuales retransmitía a los servidores de la Junta Central Electoral (JCE).

“La JCE por primera vez pasó de ser el protagonista y responsable de la información electoral a ser un usuario de consulta y presentación de los resultados procesados por un tercero”, establece un informe técnico elaborado por la Dirección de Informática sobre los equipos adquiridos para los pasados comicios.

Aduce que esa situación dejó a la JCE encargada sólo de la logística del proceso en cuanto a capacitación, distribución y uso de los equipos, con el agravante de disponer de un corto tiempo para efectuarlo adecuadamente (48 días).

Indica que los informáticos del organismo habían advertido la inconformidad de que los datos resultantes de los colegios electorales fueran suministrados directamente a Indra, para que luego de ser procesados por ellos, fueran retransmitidos a la JCE.

“La solución de equipos y servicios adquiridos a Indra se definió como una caja negra en la cual no se permitió la participación de los técnicos calificados de la Dirección de Informática de la JCE en el proceso de diseño, adaptación, integración, ni de la implementación. Este personal quedó excluido de dichos procesos, así como del control de los equipos adquiridos y sus programas”, afirma el levantamiento entregado al pleno de la JCE el 20 de marzo pasado.

Aduce que en el pasado proceso hubo una evidente improvisación, falta de control y carencia de un plan de trabajo integrado a un plan estratégico y al calendario electoral.

Destaca que a días de las elecciones se realizaban cambios a los equipos adquiridos a la empresa Indra, poniendo de manifiesto que ellos no cumplían con los objetivos establecidos en la licitación. Refieren en ese sentido que la adjudicación no debió efectuarse.

De la transmisión

En los pasados comicios no se logró procesar con los equipos de escrutinio, el 100% de los resultados de los tres niveles de elección (presidencial, congresual y municipal).

Según el informe de la Dirección de Informática, cerca de la mitad de los 15,339 colegios electorales tuvieron que ser procesados de forma manual debido a que fallaron los equipos de transmisión de resultados. Un 36% de los colegios electorales no transmitió ningún dato utilizando los equipos, mientras el 46% no concluyó el proceso al no transmitir el nivel C (congresual) y C1 (voto preferencial) de elección.

Sobre la transmisión de la imagen del acta de votación se determinó que en los servidores de la JCE sólo fue posible recibir 8,565 de las imágenes del nivel presidencial, lo que representa 53% del total esperado; 8,010 (50%) del nivel B (municipal) y 6,849 del nivel congresual (43%) y de las relaciones C1 para diputados 6,201 equivalentes a un 39%. Mientras un 23% de las unidades de registro de concurrentes no transmitió información a la JCE.

Fallos de software

El principal inconveniente del software reportado por los equipos fue que no controlaba adecuadamente la lectura de la boleta. En las votaciones se detectaron diferentes versiones de software instalados en la aplicación del escrutinio, cuya versión para trabajar el sistema no era capaz de identificar, ni tampoco podía dar un seguimiento a las instaladas.

Según el informe, el sistema permitió cerrar el proceso de un nivel de elección sin finalizar el conteo total de las boletas, generando en ocasiones actas con valores incompletos sobre los votos emitidos. Ello dio paso al proceso de reconteo en las juntas electorales.

Además se evidenciaron casos en los que se escanearon actas de votación final de un colegio con todos los valores en cero. Se detectaron situaciones de disparidad entre el total de ciudadanos inspeccionados en el registro de concurrentes y el de los votos emitidos presentados por la unidad de escrutinio.

Fuente: Diario Libre

Comments

comments