• La Revolución de las energías renovable en la República Dominicana.
  • Desde el 9 de Mayo del 1992 en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto, la República Dominicana se comprometió a realizar acciones en la producción de energías renovables que busquen reducir las emisiones de gases de efectos de invernadero, que contribuyen al calentamiento global del planeta y ha raíz de esto el país ha venido ratificado diferentes convenciones y convenios internacionales en materia medio ambiental.

    Mas sin embargo tomando en cuenta que la República Dominicana nunca ha dispuesto de fuentes fósiles conocidas en volúmenes comercializable , lo que ha provocado que con el pasar de los años que haya aumentado la dependencia externa, tanto en el consumo de combustibles importados y de fuentes no renovables, generado así un gasto estatal que va en aumento todos los años; Por tanto con la finalidad de aliviar esta carga el Estado Dominicano se dio la tarea de organizar y promover la creación de nuevas tecnologías energéticas con la adecuada aplicación local de tecnologías ya conocidas, permitiendo e incentivando la competencia de costo entre las energías alternativas limpias.

    Y para ello se creo la ley No.57-07 de incentivo a las Energías Renovables y Regímenes Especiales, un gran oportunidad que ha venido buscando incentivar la investigación, desarrollo y aplicación de estas nuevas tecnologías alternativas en la República Dominicana.

    En 2001 la Worldwatch Institute’s -WWI que es una organización independiente la cual desarrolla investigaciones sobre energía y recursos para sostenibilidad en todo el mundo realizó un estudio en el país en conjunto con la Alianza en Energía y Ambiente con Centroamérica (AEA), entre los varios estudios que se realizaron a nivel nacional, se evaluaron especialmente las superficies de distintas ciudades y su viabilidad para la creación de proyectos de energías renovables, la investigación concluyo que en la Ciudad de Santiago podría ser construido el parque de captación solar más grande del Caribe realizado con inversión privada por el Aeropuerto Internacional del Cibao, la inversión fue de 220 millones de pesos y fue concluida el 23 de Julio del 2013 por la empresa encargada Trace International.

    Mientras tanto el mismo estudio realizado en el sector de la energía eólica abarcó 17 zonas, las más factibles para el desarrollo de proyectos de captación de energía a través del viento de acuerdo al estudio fueron Pedernales y Bani en la zona Sur y en la zona Norte, Monte Cristi. en estas zonas se alcanzan vientos sobre el 30%, indicador de rentabilidad para los posibles inversionistas, por lo que a su vez en Pedernales, se realizó la primera etapa que consistió en un proyecto de producción de 33 Megas y su ampliación en una segunda etapa de 52 megas.

    Según algunos especialistas los resultado de esta visión del Estado Dominicano con relación a la atracción y apoyo de inversiones tanto extranjeras como locales al desarrollo de las energías renovables, mediante el instrumento vigente para esos fines, la República Dominicana ha dispuesto de 180 MW de energía limpia producida por medios eólicos, solares y biomasa.

    Producto que ya son utilizados en las instalaciones que entraron en servicio a principios del 2016, 30 MW corresponden al Parque Monte Plata Solar que tiene una producción de 52,140 MWh capaz de suplir energía eléctrica a veinte mil (20,000) hogares de esa región; 1.5 MW al Parque Quisqueya Solar que suple hasta un 50% del consumo de los servicios auxiliares de la Planta Quisqueya II (propiedad de EGE Haina), 49.5 MW al Parque Eólico Larimar, que tiene una producción anual de 200,000 MWh y 25 MW del Ingenio Cristóbal Colón en San Pedro de Macorís.

    A esto se le suman algunos proyectos privados como el Primer Huerto Fotovoltaico del país instalado en el parque cibernentico de Santo Domingo, con una capacidad de 60KWP, al igual que la planta Fotovoltaica de 343 KWP de la compañía Marítima Dominicana, el Grupo Rica quienes el pasado 2015 instalaron un sistema de generación de energía fotovoltaica con una capacidad de producción anual 40,626 kilowatt-hora (KWH) para el enfriamiento de leche en un centro de acopio de Duvergé al igual que el grupo CEMEX en 2014 y otras tantas que de una forma u otra forma han sacado provecho de estas nuevas políticas que favorecen al incentivo de energías renovables.

    Es menester destacar el increíble paso que hemos dado en el sector de las energías renovables, pero seria irónico no mencionar la mayor inversión energética del país realizada recientemente que aunque bastante lejos de ser una inversión de energía renovable cuenta como unas de las mayores inversiones realizadas en el sector energético; La construcción de la planta termo eléctrica Punta Catalina, planta que funcionará con la quema de carbon mineral, combustible fósil bastante contaminante, que según el comité de lucha contra el cambio climático afirma que una vez en funciones, estas plantas emanarían 174,000 toneladas mensuales de cenizas del carbón mineral, lo que nos deja muy claro que los niveles de contaminación aumentaran en el país, producto de los contaminantes que producirán los dióxidos y su acumulación que podrían provocar lluvias ácidas.

    Como vemos a pesar de estos logros hoy en día muy poca de las energía producida en el país son de origen renovable, y entre las mas comunes principalmente se encuentran las de plantas hidroeléctricas mientras que la energía solar y la energía eólica ahora mas que nunca se ha comenzado a invertir en ellas como opciones viables y rentables para fortalecer el sistema eléctrico Nacional.

    Es evidente que hemos avanzado mucho en el sector de las energías renovables y son notables los proyectos y visiones de inversión en el país y hoy mas que nunca los inversionistas extranjeros y locales cuentan con todas las garantías legales y el apoyo del Estado Dominicano para la inversión en nuevos proyectos en energías verdes, pero bien es cierto que aun muchos incluyendo el mismo Estado Dominicano siguien invirtiendo en la industria de combustibles fósiles, industria que en los últimos 10 años ha impactado negativamente el país por su nivel de contaminación.

    Por tanto aun se necesitan mas facilidades y nuevo acuerdos que busquen facilitar las herramientas necesarias para que no solo las grandes empresas puedan emprender proyectos renovables sino tambien los particulares puedan emprender proyectos a pequeña escala que busquen suplir energía a viviendas y negocios.

    César Rodriguez

Comments

comments