Hoy me siento feliz y con múltiples razones para celebrar estas navidades y este fin de ańo ya que se nos ha regalado a todos los dominicanos motivos de sobra para estar supercontentos y festejar.

Finalmente se ve la tan esperada luz al final del túnel, debido al tremendo presente de navidad que nos entregó indirectamente en bandeja de plata el departamento de justicia de los Estados Unidos de América.

Este escrito se lo dedico y dirijo a todos aquellos ciudadanos que se respetan, que les duele su país, que están cansados de tantos actos de corrupción y de tanta impunidad.

Estimados, ha salido a relucir la sentencia donde se multa a la constructora Odebrecht por ser culpable por sobornos, en casi la totalidad de los países donde operaban y República Dominicana no es la excepción y esto se confirmó por las confesiones de los involucrados.

Esto es un hecho sin precedentes y una oportunidad única para desenmascarar a los involucrados y mencionados con nombres y apellidos en estos actos dolosos en perjuicio de todo el pueblo dominicano. Esta disponible toda la información desde el 2001 hasta el 2014, lo que involucra a politicos de partidos mayoritarios, empresarios, ciudadanos y cabilderos.

Existe toda la información, no solo de todos los personajes envueltos pero también de las obras en cuestión, modo de operación, montos específicos y todo lo que nos podamos imaginar, y estas admisiones de culpabilidad y detalles dados por los ejecutivos de Odebrecht a cortes extranjeras, fueron las pruebas fehacientes para emitir las sentencias de culpabilidad.

Tenemos en las manos un caso irrefutable, confeso, acabado, elaborado, documentado y probado, el cual solo hay que traducirlo y llevarlo a la justicia dominicana, ya nuestro Procurador General Jean Alain Rodríguez no tiene excusas para no proceder a abrir una investigación al respecto y llevar a estos seres y empresas a la justicia.

Ahora, una cosa si les digo, debemos todos aunar fuerzas, involucrarnos y exigir que se haga, que se ejecute, no podemos esperar que este tinglado que dirige la dictadura de la impunidad, implementada, legalizada y oficializada por los representativos, lo haga por motus propio, debe y tiene que ser motivada y empujada por las víctimas de estos actos de lesa humanidad, que nos roban nuestras vidas, nuestro futuro y el de las próximas generaciones. Ya esto no puede seguir permitiéndose. ¡Lo mucho hasta Dios lo ve!.

Tenemos varios escenarios:

  • En el mejor de los casos, que sí se lleven a la justicia estos casos concretos con sus reales protagonistas y se haga justicia de verdad, que la soga no rompa por lo más flaco, como es costumbre en esta pseudo democracia, lo cual dudo mucho suceda.
  • Que se sometan a la justicia y los descarguen como es costumbre, también en nuestro patio sin deshierbar, en este conuco sin luz, en nuestro MacondoRD.
  • Que no hagan nada y se hagan de la vista gorda, que es otra práctica muy común en esta imitación de país, en el cual nos ha tocado vivir y hemos permitido y sido cómplices con nuestra pasividad e indiferencia.

Todas estás opciones son positivas, ya que servirían para quitar caretas, desmontar mentiras y demostrar no solo que este sistema democrático representativo no nos representa, no funciona, si no, que nos daría mecanismos para llegar a tribunales internacionales y exponer nuestra triste realidad. También sería una tesis de que necesitamos un cambio en la forma política de gobierno y que es imprescindible que todos los sectores de nuestra sociedad tengan una participación directa en las tomas de decisiones, lo que disminuiría inmensamente las posibilidades de que atrocidades como estas sigan ocurriendo.

Y por estas razones un conjunto de ciudadanos y grupos cívicos como son Los Peregrinos de Moca, Poder Ciudadano, Santiago Somos Todos, El Pueblo Exige y Somos Pueblo, entre otros, hemos decidido proceder a intimar y emplazar mediante acto de alguacil a los titulares para que se abra tan nombrado caso en los tribunales de nuestro país.

Da pena y vergüenza  que en todos los otros países donde se ha mencionado complicidad en estos sobornos, se este actuando, se hayan hecho allanamientos y aquí ni siquiera pronunciamientos por parte de las autoridades responsables.

Invitamos formal, oficial y abiertamente a todos, los que como nosotros, quieren ver la tan anhelada y necesitada justicia, a participar como un núcleo de dominicanos dolientes, hartos y que exigimos respeto.

También le damos la primicia de que el 26 de enero, aniversario del natalicio de nuestro patricio, Juan Pablo Duarte, se está organizando una marcha para clamar por nuestros derechos y por el sometimiento de los participes del confeso crimen en nuestro país.

Es un chance único para poner los puntos sobre las ies, de poner un alto, de dejarnos sentir, de demostrar que estamos conscientes, de que somos capaces de unirnos en esta causa común, por el bienestar y el porvenir de nuestra nación.

Se puede, sí, se puede…, ¡juntos lo lograremos!

Comments

comments