La Organización Trump pronto podría finalizar en breve un acuerdo para asociarse en un gran proyecto de construcción en República Dominicana, según un informe de Fast Company.

La noticia llega a pesar de que el presidente Donald Trump se comprometió a no buscar tratos con el exterior mientras esté en el cargo para evitar el surgimiento de un conflicto de intereses. Sin embargo, los expertos dicen que Trump está creando la percepción de que su administración está corrupta al no desvincularse él de sus negocios privados. La impugnación (impeachment) o un juicio político debería ponerse sobre la mesa si el presidente estuviera haciendo dinero con negocios privados, dijo un experto en corrupción a Newsweek.

“Con cualquiera de los negocios en curso que existen en al menos 19 países diferentes por todo el mundo, cualquiera de estos representa un punto potencial para sacar ventaja, un punto donde el presidente mismo podría tener razones para tomar decisiones que pondrían sus intereses privados por encima de los nacionales”, dijo a Newsweek Alexander Howard, subdirector de la organización anticorrupción The Sunlight Foundation.

“El recurso para esto es que el Congreso actúe. Si el presidente recibe emolumentos, es apropiado considerar la acusación, ese es el recurso que ofrecieron los redactores de las constituciones”, continuó Howard.

La cláusula de emolumentos extranjeros de la Constitución de Estados Unidos es una disposición que les restringe a los miembros del gobierno recibir obsequios o emolumentos de estados extranjeros sin el permiso del Congreso. Muchos analistas han argumentado que la falla de Trump de deshacerse de sus negocios en el extranjero viola esta disposición.

Pero en diciembre, un juez federal desestimó unas demandas que argumentaban que el hecho de que Trump no se desvinculara de su imperio de bienes raíces y otras propiedades comerciales violó la cláusula de emolumentos u honorarios. El juez dijo que le corresponde al Congreso decidir si el acusado está violando la ley, y calificó a los casos actuales “una cuestión política no justiciable”.

Pero incluso si los intereses comerciales de Trump no son una violación de la Constitución de EE. UU., algunos expertos dicen que sí constituyen una violación de la confianza pública.

“El hecho de que su compañía esté haciendo negocios podría ser un problema de emolumentos si el gobierno extranjero está haciendo ajustes, engrasando las ruedas de la empresa Trump. Pero incluso si eso no es cierto, Trump el individuo está haciendo dinero”, dijo Caroline Fredrickson, presidente de la Constitución de la Sociedad Americana de Derecho y Política, a Newsweek. “Realmente, está usando oficinas públicas para obtener ganancias privadas, incluso si se pudiera decir que el gobierno no estuvo involucrado”.

El mes pasado, el Grupo Cap Cana, un socio de la organización Trump, recibió permisos para construir 17 torres, incluidos condominios vinculados a la Organización Trump, según Fast Company. La Organización Trump demandó a Cap Cana en 2012 y acusó a la compañía de deberle US$14 millones, pero el caso fue resuelto más tarde. Se informó que Eric Trump visitó Capa Cana a principios de 2017, y posteriormente la compañía emitió un comunicado en el que dijo que “estamos entusiasmados por trabajar con la Organización Trump en las fases futuras del proyecto”.

Trump es el único presidente moderno (de EE. UU.) que se ha negado a publicar su reporte de impuestos y a desvincularse de sus negocios privados mientras está en el cargo. En respuesta, la Sunlight Foundation está compilando una lista completa que rastrea los conflictos de intereses de Trump.

“En el nivel más básico, el hecho de que el presidente Trump no se haya desvinculado convierte en una farsa su intento de decir que es indiferente a sus intereses comerciales cuando lleva a cabo una política exterior”, dijo Fredrickson. “Puso [a la compañía] en las manos de sus hijos, él habla con sus hijos todo el tiempo, él sabe muy bien dónde está invirtiendo la compañía. Siendo el hombre a cargo de nuestra política exterior, es muy inquietante “.

Además, algunos analistas dijeron que los políticos extranjeros y las élites empresariales están deseosos de utilizar los negocios privados de Trump para forjar alianzas con el líder político más poderoso del mundo.

“Estamos viendo, en términos generales, una reacción basada en el mercado por parte de gobiernos extranjeros y otros para usar las propiedades de Trump como palancas de influencia. Están optando por usar campos de golf y hoteles”, dijo Howard. “Es el ejemplo más claro de una jugada para influir en la política; la gente, es comprensible, los percibe como una forma de ganarse el favor de la administración”.

Los abogados de la Organización Trump dijeron a Fast Company que el proyecto en la República Dominicana es parte de un acuerdo de licencia existente firmado en 2007 y no es un emprendimiento nuevo.

Aun así, Larry Tribe, profesor de Harvard Law, dijo que el proyecto se suma a una larga lista de conflictos de intereses de Trump.

“Más oportunidades para Trump para violar la Cláusula de Emolumentos Extranjeros y en gran medida, para violar sus promesas al mundo, además de su Juramento de Cargo. Van parejos con este presidente”, dijo Tribe a Newsweek.

Comments

comments