¿Cuál es su postura sobre la propuesta de desarrollo del sur y del proyecto Bahía de las Águilas?
Nosotros somos, no opuestos al desarrollo, sino partidario de un desarrollo integral, inclusivo, fundamentado en el crecimiento humano y la incorporación de la población local, que mantenga el recurso como propiedad social de la nación dominicana, y que garantice la permanencia estratégica, en calidad, en estructura y en funcionamiento del recurso aprovechado.

En ese sentido, cualquier violación o alejamiento de uno de los componentes, nos van a tener de frente.
Nosotros no nos oponemos, nunca nos hemos opuesto al aprovechamiento de los recursos, lo que hemos dicho es que debe ser consistente con su conservación.

¿Cree usted que con la construcción de este nuevo proyecto habitacional se esté violentando el medio ambiente?

Cualquier inversión que haya ahí que no respete el sistema de área protegida, estaría violando, no solo la Ley 64 y la 202, sino también la Constitución, pero todavía ni el Gobierno, ni los inversionistas ni nadie han dado detalles técnicos que permita saber si ellos van a hacer el plan de acuerdo a lo que ha dicho el Gobierno en algún momento que va a hacer, es decir, construyendo fuera del área y utilizándola como una zona de visitación.

Nosotros hacíamos la advertencia de que se protegiera el sistema de área protegida, y que además, los proyectos de desarrollo, en cualquier sitio, fuesen, no solamente consistente con el sistema de leyes, con la fragilidad de esa zona, y con la capacidad de carga, sino que fueran integrales para evitar cosas que han afectado a otros sitios.


Vigilancia

Si van a violar las leyes estamos dispuestos a confrontarlos, Luis Carvajal. Biólogo y ambientalista dominicano.


El Gobierno solamente ha anunciado el proyecto, y el anuncio es insuficiente para crearse una idea, y es claro que lo único que puede decir la sociedad es que ojalá sea cierto que vengan inversiones en el espíritu que está definido, es decir un desarrollo consistente y sostenible, integrado a la región y que no afecte las bases legales que operan en el país, la institucionalidad, la Constitución, la ley 6400 y la 202 de área protegida, si es así estaría bien, pero para entrar a opinar, el Gobierno debería dar detalles.

En cuanto al proyecto inicial, ¿cuál era su postura?

Con el proyecto inicial que proponía el Gobierno, dije que había que revisar la capacidad de carga, porque el Gobierno empezó con la grandilocuencia de la 15 mil habitaciones, dije que el proyecto debía ir a un área que tenía que resolver problemas como el de insumir la mano de obra que estuviera vinculada al desarrollo de la agricultura local y a la pesquería, de tal manera que implicara un desarrollo coherente consistente, armónico e integral, y que desde luego respetasen el ordenamiento legal.

Además, hablábamos del problema de la libertad de inversión porque si yo me coloco sobre la playa y tú quieres hacer una gira para recaudar fondos, no se puede hacer porque la propiedad se privatizó, sin embargo, tú pudieras hacer ese desarrollo pequeño propio desde fuera porque la inversión que está ya no se apropia del proyecto, sino que lo utilice en consistencia con una visión general de país.

¿Hasta donde llegarían los ambientalistas para vigilar que no se enajenen los derechos?

Nosotros en este caso estamos atentos y esperamos que esas propuestas no vayan a constituirse, ni en un engaño ni en una irresponsabilidad y que tengan las características a las que ya el Gobierno se ha comprometido, porque es que hay un compromiso del Gobierno de hacerlo bien. Si van a violar las leyes estamos dispuestos a confrontarlos.

Hay personas que están alarmadas por la explotación de Bahía de las Águila, ellos (el Gobierno) no lo han mencionado.

Nosotros hacemos la advertencia, y si es eso, van a  tener de frente el movimiento ambiental y si es una inversión pertinente, respetando los elementos que hemos señalado, entonces van a tener el apoyo de la población y el nuestro.

¿Qué opina de que los empleos que se generen podrían llegar más a los haitianos que a dominicanos, por la cercanía con ese país?

Para tener un desarrollo armónico del turismo hay que desarrollar a la sociedad.

El turismo va a insumir, en la fase inicial, una mano de obra que va a pugnar por la que valga menos para hacer las construcciones físicas, y esa, ahora mismo si se pone en el punto más distal que es Higuey, la mano de obra que va a buscar es la que hace el capital, que busca lo que es más rentable, y si la mano de obra haitiana es más barata, la van a buscar.

Si se quiere que se dominicanice, se deberá establecer una política clara alrededor de los costos de la mano de obra y respetar las proporcionalidades que establece la ley.

No es negativo que parte de la pobreza haitiana que está en torno a esa zona encuentre respuesta en las construcciones locales. Por eso lo importante es que el desarrollo turístico sea armónico con otras formas de crecimiento de la economía, que implique la participación de la sociedad.

Igual eso podría convocar a la mano de obra venezolana que está abundando en el país.

Fuente: Metro RD

Comments

comments