Manuel Antonio Tejada Florentino

Médico-cardiólogo. Manuel Antonio nació en Salcedo el 17 de diciembre de 1907. Era hijo de María Heriberta Tejada y Luis María Florentino, padre de otros 20 hijos.

Su madre fue su primera maestra. Siguió estudiando en San Francisco de Macorís, donde se destacó por su dedicación. Luego volvió a su pueblo, Salcedo, y allí terminó la intermedia.

Allí trabajó como limpiabotas, ebanista, cargador de maletas del ferrocarril y músico, ya que tocaba guitarra, tambora, cornetín, bandoneón. Era de carácter alegre, gustaba de las fiestas, era gran bailador y en sus años mozos llevaba serenatas”.

En 1935 se graduó de Bachiller, en Santiago. Ingresó a la Universidad de Santo Domingo (hoy UASD), y allí se graduó de doctor en medicina en 1941.

Comenzó a ejercer la medicina en el pueblo de Tenares, y al mismo tiempo participaba de las actividades culturales y sociales. Allí casó con la señora Sofía Tobar y tuvo 4 hijos siendo uno de sus hijos es el hoy afamado músico y arreglista dominicano Manuel Tejada.

En 1948 se marchó a México donde se especializó en cardiología. Al regresar al país laboró en el hospital Salvador B. Gautier, como jefe de esa especialidad.

Manuel Tejada Florentino ejerció su profesión sirviendo desinteresadamente a los pobres. Por su amor a la libertad, cambatió la tiranía de Trujillo.

El lunes 19 de enero de 1960, a las nueve y media de la mañana, el doctor Manuel Antonio Tejada Florentino salió de su casa con destino al hospital “Salvador B. Gautier”. Fue la última vez que le vieron sus hijos y esposa. Agentes del SIM lo arrestaron en el centro de salud, incautaron su carro nuevo y otras pertenencias y luego se trasladaron a la vivienda familiar en procura del arma que portaba el facultativo, con permiso oficial.

 Según narra Angela Peña, el doctor Víctor Manuel Tejada Polanco, su hijo mayor, cardiólogo como el padre, expresa que en torno a las torturas, muerte y destino del cadáver de su progenitor, se han ofrecido cientos de versiones. Según informes recibidos por Marina Estela, hija de Tejada Florentino, “a él lo hizo preso un tal Flicho Palma, de Tenares, que era su ahijado, quien justifica su acción con el argumento de que pensaba protegerlo, es la explicación que ha dado”, agrega el primogénito.
Era una persona admirable. Nos dejó como legado su sensibilidad, el patriotismo, el haber sido de procedencia tan humilde y llegar donde llegó”. Se dolía de los pobres y le mortificaban la explotación y la ignorancia.

Comments

comments