Quito, Ecuador (EFE).- La filial de la empresa brasileña Odebrecht en Ecuador, investigada por supuestos sobornos y ya con varios detenidos en el caso, ha roto su silencio para disculparse este miércoles con los ecuatorianos y confirmar un acuerdo de cooperación con la Fiscalía.

“La empresa pide disculpas a la sociedad ecuatoriana por este grave error del cual se arrepiente profundamente y agradece la oportunidad de seguir colaborando con las autoridades de justicia en la lucha contra la corrupción”, dijo la constructora en un comunicado publicado en su portal.

En el escrito Odebrecht apuntó que emprendió una “profunda reestructuración corporativa” mediante la implementación de un amplio sistema interno “de control y de gobernanza con cero tolerancia a prácticas ilícitas”.

Añadió que las empresas del grupo Odebrecht separaron de sus operaciones en Ecuador a todas las personas “que incurrieron en actos ilícitos”, quienes en la actualidad se encuentran colaborando con la justicia de diversos países, indicó.

En diciembre, el Departamento de Justicia de EE. UU. informó de que Odebrecht había supuestamente pagado unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

La firma confirmó que suscribió un Acuerdo con la Fiscalía “mediante el cual la información materia de cooperación ha sido entregada exclusivamente a dicha institución, para el esclarecimiento de los hechos denunciados”.

La semana pasada, el fiscal general de Ecuador, Carlos Baca, informó del acuerdo, que se circunscribe, dijo, exclusivamente en “materia penal” y que facilitará que la Fiscalía acceda a “todas las evidencias” que permitan “llevar ante la justicia a las personas que intervinieron en esta trama de corrupción trasnacional”, anotó.

Aclaró que “bajo ningún concepto”, el convenio concede inmunidad a persona alguna y señaló que por la normativa interna, el contenido del mismo se mantendrá fuera de los expedientes judiciales, y en reserva, para garantizar que las indagaciones sean exitosas.

El pasado 3 de junio, la Fiscalía informó de que la justicia ordenó la prisión preventiva para investigaciones para cinco personas y el arresto domiciliario para uno más en el caso, cuya instrucción fiscal “por asociación ilícita”, durará noventa días.

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, dijo hoy en la radio Visión que ha sido “tremendamente duro” conocer de la detención de un tío suyo, ahora en arresto domiciliario por tener más de 65 años.

Dentro del caso Odebrecht, la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional ha convocado al contralor general del Estado, Carlos Pólit, para que comparezca el próximo 27 de junio y se defienda de acusaciones que le relacionan con el caso.

Pólit, que está sometido también a un juicio político en la Cámara por este mismo caso, tendrá quince días para presentar las pruebas de descargo en su defensa, de forma oral o escrita.

Glas ratificó hoy que pidió a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, que lo inviten para exponer su versión sobre el caso de Odebrecht y replicar a opositores que quieren vincularlo.

Asimismo, ratificó su compromiso de acudir a todos los organismos de control para contribuir en la lucha contra la corrupción, y lo hizo dos días después de que la Fiscalía aplazara, por ausencia del fiscal, una declaración suya prevista en ese organismo.

El vicepresidente insistió en que Odebrecht debe salir del país, donde ahora tiene suscrito un contrato junto a la española Acciona, para la construcción del metro de Quito.

Glas consideró que hay una “clara intencionalidad” de Odebrecht “de afectar” al Gobierno y opinó que la constructora tiene razones para no apreciarlo.

Ello porque obligaron a la constructora a pagar por la reparación integral de la hidroeléctrica San Francisco, le retiraron de algunos proyectos, le hicieron que bajen costes en otros y porque se detuvieron pagos por 100 millones de dólares, dijo.

“O sea, Glas para Odebrecht representa un perjuicio, probablemente, de 400 millones de dólares”, resumió el funcionario.

En diciembre, el Departamento de Justicia de EE. UU. informó de que Odebrecht había supuestamente pagado unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

El informe del Departamento de Justicia indicó que en el caso de Ecuador, entre 2007 y 2016, la constructora presuntamente pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios por más de 116 millones de dólares. EFE

Comments

comments