Los 600 habitantes de esta isla del Pacífico consumían alrededor de 415.000 litros anuales de combustible diésel.

La compañía estadounidense Tesla y su filial SolarCity han logrado que toda una isla del Pacífico funcione solo con energía solar.

Hasta la fecha, los 600 habitantes de Ta’u (Samoa Americana, Estados Unidos) dependían de unos generadores que consumían alrededor de 415.000 litros anuales  de combustible diésel.

Sin embargo, ahora obtienen el 100 % de la energía que necesitan de más de 5.300 paneles solares —capaces de producir 1,4 megavatios— y disponen de 69 baterías, que pueden almacenar energía hasta un máximo de tres días.

El proyecto “no es una postal del futuro”, sino “una muestra de lo que se puede hacer hoy mismo”, asegura el cofundador de SolarCity, Peter Rive.

Este empresario hace hincapié en que la energía renovable “es una solución económica y práctica para un número creciente de lugares y necesidades energéticas”, como algunas islas que dependen de combustibles fósiles.

Comments

comments