SANTO DOMINGO ESTE, Republica Dominicana. Un hombre que violaba sexualmente a su hija, desde los cuatro años de edad hasta la adultez, fue condenado a 20 años de prisión, por el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo.

El condenado cumplirá sentencia en la Penitenciaría Nacional, de La Victoria.

La condena le fue impuesta a Moisés Martínez, un ebanista de 51 años de edad, residente en el sector Villa Esfuerzo, en Ciudad del Almirante, en este municipio.

El ahora condenado también estaba imputado de mal trato físico y psicológico a otros tres hijos de 11, 13 y 16 años. Según la acusación el ahora condenado abusaba sexualmente de su hija desde que tenía la edad de cuatro años hasta que llegó a los 17.

Relata la acusación que para ejecutar la violación sexual el hombre no le permitía a la niña salir de la casa con su madrastra, ni hablar con sus hermanos.

De no acatar las disposiciones del padre verdugo, este agredía a la niña físicamente, con golpes en diferentes partes del cuerpo.

Los relatos de la víctima en el tribunal (por ya ser mayor de edad), llenaron de espantos a todo el plenario.

Según lo relató de la abusada sexualmente, su padre la embarazó y cuando se dio cuenta de la gestación, le dio a beber una sustancia que abortó en la habitación al feto.

“Él (el padre violador), cogió lo que voté junto con mucha sangre, y lo entró en una funda y lo votó”, explicó la abusada.

Dijo que su papá, el imputado, la penetraba por la vagina, por el ano y la obligaba a realizarle sexo oral, varías veces a la semana.

“Me amenazaba, que si yo hablaba iba a matar a mis otros hermanos, a mi mamá y a mi madrastra”, indicó la joven, que ahora tiene 18 años.

Según el expediente, a finales de mes de junio del año 2015, fue la última vez que el ahora condenado abuso a su hija, entonces adolescente de 16 años.

Indican que en esa ocasión llevó a la niña a su habitación de él y la obligó a hacerle sexo oral y posteriormente le quitó la ropa y la penetró a la fuerza por la vagina, y la amenazó que si decía algo la mataría a ella y madrastra, la pareja del imputado.

La niña abusada fue a vivir con su madre, pero ocultó por un tiempo los abusos sexuales cometido por su padre, por temor a que matará sus hermanos y demás, como había amenazado.

Fue en agosto del 2017, que la madre de la violada, sus tres hijos y la actual pareja del acusado, se unieron y acudieron a formalizar denuncias contra el ahora condenado.

Los análisis médicos forenses realizados a la menor, pudieron comprobar la desfloración antigua y la existencia de un posible aborto.

En tanto, los análisis psicológicos a los otros tres hijos se comprobó la existencia de abusos físicos y psicológicos.

Luego del entonces acusado ser arrestado, el 18 de agosto del 2017, un juez de la Oficina de Servicios de Atención Judicial de la provincia Santo Domingo, le impuso un año de prisión preventiva como medida de coerción.

Este miércoles 27 de marzo, el tribunal compuesto por las juezas Josefina Ubiera (presidente), Marleny Altagracia Santos y Odania Lapaix Mejía(miembros), encontró culpable al justiciable de violentar los Artículos 309-2 y 332-1, del Código Penal Dominicano, modificados por la Ley 24-97, que castigan laviolencia intrafamiliar y el incesto.

También la violación de los Artículos 12, 13, 14, 15, 18,396 y 397 de la Ley 136-03, que crea el Sistema de Protección de los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes.

El fiscal Santos Escolástico, del Departamento de Litigación Definitiva, estuvo a su cargo la acusación, llevando al plenario las pruebas testimoniales, periciales, y documentales, que destruyeron la presunción de inocencia que revestía al imputado y logrando la imposición de la condena de 20 años de prisión.

El tribunal impuso al condenado el pago de un millón de pesos a favor de las victimas constituidas en actor civil y 200 mil pesos de multas, a favor del Estado Dominicano.

Artículo publicado por Acento, replicado por Somos Pueblo.

Comments

comments