El exjefe de gabinete de Jean Alain no fue acusado; es uno de los principales colaboradores contra el exprocurador

Rafael Stefano Canó Sacco, quien era señalado como mano derecha del exprocurador Jean Alain Rodríguez, no aparece dentro del listado de personas y empresas que fueron acusadas formalmente por el caso Operación Medusa.

Canó Sacco es uno de los principales testigos de la investigación. Estaba prófugo desde junio del 2021 por su vinculación al caso pero fue capturado por la Interpol en España en el pasado mes de octubre.

Sin embargo, informaciones extraoficiales establece que no fue extraditado debido a que colaboró de manera protágonica con el Ministerio Público, ya que era el hombre de confianza mediante el cual Jean Alain Rodríguez ejecutaba múltiples actos de corrupción, como extorsión a constructoras de cárceles, selección de ganadores de licitaciones antes de realizarlas y mecanismos de lavado de activos con compras de inmuebles a nombres de terceros.

La Pepca le imputa a Rafael Canó Sacco el haber sacado provecho económico del Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, haber beneficiado a través de la empresa Soluciones Integradas Mazur Báez, EIRL a su socio Daniel Elías Manzur Báez, con aproximadamente RD$ 50,000,000 sin haber prestado ningún servicio.

La Pepca dice que Canó y Rodríguez Imbert tenían incidencia directa respecto al manejo irregular para la escogencia de las empresas que ganaban licitaciones, teniendo la función el señor Rafael Mercedes Marte, quien era encargado del Departamento de Contabilidad, de calcular y recoger cantidades de dinero en efectivo, que eran llevados en bultos a su oficina y luego entregados al director general Administrativo de la Procuraduría.