Antes de que Alfonso Albaisa llegara al mundo, sus padres tomaron la decisión en agosto de 1962 de huir de la isla de Cuba en un vuelo nocturno que habían logrado pagar vendiendo un reloj Rolex y el sedán Edsel de la familia.

Al crecer este se convirtió en el jefe de diseño de una automotriz japonesa Infiniti. Albaisa nunca había visitado Cuba, al igual que muchos de sus compatriotas nacidos en los EEUU pero que siempre se sintieron más cubanos que «yankees».

El  Infiniti Q60 terminó teniendo el honor de convertirse, siendo diseñado por un cubano americano, en el primer auto nuevo en entrar a Cuba desde los Estados Unidos en 58 años.

Albaisa confesó que luchó y lloró por ese viaje a Cuba y que durante los cuatro días que pasó en Habana, pudo conocer a una prima y logró visitar a la que en su momento fue la hacienda de su abuelo, gobernador de la provincia de Camagüey.

Además fue testigo en primera personas de los diseños de su tío, el reconocido arquitecto Max Borges-Recio quien construyó entre otros edificios el emblemático cabaret Tropicana, símbolo de una era dorada en la que La Habana era el destino número uno de los Estados Unidos para el juego y la vida nocturna.

Los habitantes de La Habana se mostraron asombrados ante el vehículo diseñado por un hijo del exilio cubano, convertido en símbolo del acercamiento diplomático entre ambas naciones

Los habitantes de La Habana se mostraron asombrados ante el vehículo diseñado por un hijo del exilio cubano, convertido en símbolo del acercamiento diplomático entre ambas naciones

Comments

comments