El empresario español Francisco Redondo Jarrín, denunció que fue estafado por el juez Fernán L. Ramos Peralta y su hermano Félix A. Ramos Peralta.

Ramos Peralta es juez del Tribunal Superior Electoral (TSE), Encargado de la Oficina de Sevicios de Atención Permanente del TSE, y en conjunto con la jueza Rosa Fior D’ Aliza Pérez, responsable de conocer los casos de delitos electorales en las etapas preparatoria e intermedia.

View this post on Instagram

lo estafó con más de RD$30 millones . El empresario español Francisco Redondo Jarrín, denunció que fue estafado por el juez Fernán L. Ramos Peralta y su hermano Félix A. Ramos Peralta. Ramos Peralta es juez del Tribunal Superior Electoral (TSE), Encargado de la Oficina de Sevicios de Atención Permanente del TSE, y en conjunto con la jueza Rosa Fior D’ Aliza Pérez, responsable de conocer los casos de delitos electorales en las etapas preparatoria e intermedia. Redondo explica que no fue la primera víctima de los hermanos Ramos Peralta, y asegura contar con el testimonio de otros afectados. Narra que estos  le pusieron una demanda laboral, multiplicando el sueldo de un extrabajador que laboró 8 meses, por un monto gigantezco. Afirma que cuando salió la sentencia, los Ramos Peralta lo amenazaron con embargarle todo (como el hotel Cabarete Laguna Park), si no negociaba a través de una tercera parte, llamado Jorge Sas Zatwatniki, esposo de la jueza de tierras Vilma Díaz Colombo. Dice que le ofrecieron un crédito para pagar el desembolso, obligándolo a dar en garantía un edificio de 4 apartamentos. Expresa que dicho monto nunca se completo, razón por la cual después en los tribunales alegaron que le compraron los apartamentos y le dejaron dinero. El actual juez del TSE, Fernand Ramos, en ese esquema embargó los apartamentos del señor Redondo al tercero que el mismo buscó, Jorge Sas, ya que se puso los apartamentos a su nombre. El resultao de esta estafa es que los Ramos estafaron al señor redondo, quedándose con un edificio valorado en más de RD$ 20 millones, y luego con una hipoteca que habían puesto en una propiedad que ya Redondo había vendido, se apropiaron de otra vivienda valorada en más de 10 millones de pesos. Redondo dice haber pasado de ser el estafado a ser el supuesto estafador, en base a la acusación de un testigo que llevó el juez, este fue el señor Jorge Sas. Quien acusó a Redondo de estafarlo, usando a Félix Ramos como testigo, alegando que no se conocían. Sigue en somospueblo.com

A post shared by Somos Pueblo RD (@somospueblord) on

Redondo explica que no fue la primera víctima de los hermanos Ramos Peralta, y asegura contar con el testimonio de otros afectados. Narra que estos  le pusieron una demanda laboral, multiplicando el sueldo de un extrabajador que laboró 8 meses, por un monto gigantezco. Afirma que cuando salió la sentencia, los Ramos Peralta lo amenazaron con embargarle todo (como el hotel Cabarete Laguna Park), si no negociaba a través de una tercera parte, llamado Jorge Sas Zatwatniki, esposo de la jueza de tierras Vilma Díaz Colombo.

Dice que le ofrecieron un crédito para pagar el desembolso, obligándolo a dar en garantía un edificio de 4 apartamentos. Expresa que dicho monto nunca se completo, razón por la cual después en los tribunales alegaron que le compraron los apartamentos y le dejaron dinero.

El actual juez del TSE, Fernand Ramos, en ese esquema embargó los apartamentos del señor Redondo al tercero que el mismo buscó, Jorge Sas, ya que se puso los apartamentos a su nombre. El resultao de esta estafa es que los Ramos estafaron al señor redondo, quedándose con un edificio valorado en más de RD$ 20 millones, y luego con una hipoteca que habían puesto en una propiedad que ya Redondo había vendido, se apropiaron de otra vivienda valorada en más de 10 millones de pesos.

Redondo dice haber pasado de ser el estafado a ser el supuesto estafador, en base a la acusación de un testigo que llevó el juez, este fue el señor Jorge Sas. Quien acusó a Redondo de estafarlo, usando a Félix Ramos como testigo, alegando que no se conocían.

Afirma que los hermanos Ramos Peralta entre los años 2012 y 2013 tenían una financiera en Puerto Plata, la cual quebró y desaparecieron con ella entre 300 y 400 millones de pesos, sin que nadie se haga responsable del dinero de los clientes.

Se queja de que la fiscalía no le acepta querellas, el Poder judicial deja sin efecto sus notificaciones, no aceptan sus apelaciones e ignoran sus evidencias.

Asegura ha contactado y enviado evidencias de su caso a la prensa internacional. Redondo escribió un libro titulado «Atrapado en el Paraíso» el que narra lo que ha significado para él enfrentar a personas como el juez Ramos Peralta en los tribunales dominicanos.

El ciudadano español se cuestiona como Fernán L. Ramos Peralta se hizo juez si en el año 2006 salió publicado en el periódico Hoy que fue acusado como abogado parte de un fraude de 300 millones de pesos en una venta de terrenos contra la Superintendencia de Seguros. La entidad inclusive anunció públicamente que lo sometería.

A todo esto se suma, que Redondo a denunciado amenazas y mensajes difamatorios al Departamento de Investigaciones de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT).

Comments

comments