El miedo a ser enjuiciado por sus fechorías –una vez fuera del gobierno- ha empujado a Danilo Medina a perpetrar una cadena de atropellos e ilegalidades adicionales que ha sorprendido incluso a muchos de sus propios seguidores, ha hundido lo poco que quedaba de su reputación, creado una atmósfera de crisis, sembrado estupor y desconcierto en la gente mientras ha recordado a la comunidad internacional que después de todo, seguimos siendo una republica bananera y no de las mejores.. Sin embargo, Medina, a pesar de las apariencias, podría estar tramando una jugada política atrevida y audaz.

Medina anunció el martes tras un largo silencio sobre este y otros temas que “casi, casi, está llegando el momento de hablar de la reelección”. Claro que está llegando el momento pues no se referiría al tema hasta no haberlo resuelto en el congreso y esa es, precisamente, la agenda ahora; por eso han militarizado el edificio, tomado otras medidas y proferido amenazas.

Mientras el país, que se resistía a creerlo, contempla horrorizado como Danilo Medina soborna, intimida y estupra la Constitución, las leyes, los procedimientos, las normas y hasta la apariencia de decencia con la compra descarada y confesa del congreso para permitirle la reelección es posible que, a pesar de todo, haya una sorpresa.  El podría tener un plan. Y ese plan sería pasar la reforma a la fuerza pero una vez aprobada, consciente del malestar generado, de la legitimidad perdida y de la inutilidad de seguir adelante entonces decir que renuncia a buscar la postulación de su propio partido en lo que sería una jugada de beneficios múltiples.

Y si pensaba hacer eso piensa uno ¿para que rayos iba a armar todo este lio, levantar tantos odios y hundir aun mas la credibilidad del sistema político dominicano? Precisamente por todo lo que ha hecho. Si Danilo renunciara a buscar la postulación después de haber conseguido aprobarla a la fuerza aparecería como un patriota; un tipo desinteresado en usufructuar su triunfo, un noble hombre público y, cuando un nuevo gobierno fuera a investigarlo y someterlo a la justicia por corrupción sus parciales gritarían: PERSECUCION.  ¿como pueden enjuiciar a un hombre que voluntariamente cedió la postulación y lo que era una presidencia segura? Quieren hacerle daño a quien no quiso abusar del poder obtenido ni de la oportunidad disponible. Ja . .ja . .ja .

Mas importante aun: Danilo sabe que el gobierno, el país, las instituciones están endeudadas, desarticuladas, desacreditadas, corrompidas e inoperantes con la excepción de la DGII. Danilo sabe que los próximos cuatro o seis años serán traumáticos, graves y que quien ocupe la presidencia será un preso de confianza de pasiones, deudas, compromisos, acreedores, intereses insatisfechos, metas perdidas, sueños convertidos en pesadillas. No hay que ser muy inteligente para saber lo que nos espera. Entonces Danilo podría reírse con la muela de atrás pues. El país culparía al nuevo gobierno de todo lo malo acaecido -y será mucho lo que habrá de malo- y él piensa que ese mismo país volvería a verlo a él como una opción planteando la necesidad de su regreso al poder porque nosotros los dominicanos, en política, reciclamos la basura y los cadáveres.

No se si ese es el plan de Danilo Medina ahora. No lo era antes.  El perseguía la reelección y trabajó sin cesar para lograrla pero esa meta ha ido convirtiéndose en una causa tan cuesta arriba local e internacionalmente que incluso si consigue la reforma, como creo que la conseguirá, no podrá deshacerse del estigma de ilegitimidad de la misma y tengo serias dudas de que terminaría el nuevo periodo 2020-2024 arrastrado por la perdida de gobernabilidad sin la cual no funciona la sociedad ni se sostienen la prosperidad empresarial. PERO, si el usufructuario de esa reforma no fuera el propio Medina el panorama cambia por completo. De canalla podría pasar a la condición de patriota.

¿Es Danilo Medina tan inteligente como para fraguar un esquema tan audaz? No lo se, pero la necesidad tiene cara de hereje y el es serrano y taimado. Dado que no tiene credibilidad nadie confiaría en su palabra si prometiera ahora no postularse e incluso nada impide que el mismo cambie de opinión una vez mas si viera que puede pasar la reforma sin pagar el precio atroz de ahora. Al final, lo repito, no es que Danilo Medina sea una encarnación de la sabiduría y la astucia ni un peleador a muerte. Es que, quienes adversan a Danilo Medina con posibilidades electorales simplemente no están a la altura intelectual, profesional, ética ni personal de derrotarlo ni el pueblo llano está maduro para asumir penurias adicionales en el intento. Estamos en el camino, pero no hemos llegado aun.

Comments

comments