El máximo órgano militar, el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas, se pronunció este viernes acerca de la Operación Coral que investiga a varios oficiales por casos de corrupción, asegurando que las instituciones castrenses son “fundamentalmente sanas”.

La entidad publicó un comunicado lamentando los comentarios negativos que han surgido durante el referido proceso legal, sobre las entidades del orden, afirmaron que estas cumplen con la misión para la que fueron ideadas.

“El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas garantiza al pueblo dominicano que las instituciones militares son un cuerpo social fundamentalmente sano y comprometido con la misión que le corresponde”, leía parte del documento.

No obstante, aceptaron que dentro de estas instituciones ocurren instancias en que oficiales quebranten la ley, pero indicaron que se trata de casos excepcionales.

“Quienes se aparten de su juramento de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, no encontrarán cobijo en las filas militares y tendrán que responder ante la justicia”, expresa el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas en el comunicado.

La reacción se produce horas después de que la jueza que tiene a su responsabilidad conocer la coerción en el caso Coral, Kenya Romero, recesara para el próximo lunes su decisión sobre la medida de coerción para los imputados en la investigación del Ministerio Público.

Entre los acusados están el jefe de seguridad del expresidente Danilo Medina, el mayor general Adán Cáceres; el coronel Rafael Núñez de Aza; la pastora Rossy Guzmán, su hijo el cabo de la Policía Nacional Tanner Flete Guzmán; el sargento de la Armada, Alejandro José Montero Cruz, y el mayor Raúl Girón Jiménez.

Girón Jiménez reveló ante la magistrada en sistema en cómo operaba el sistema militar dominicano durante su intervención, en la que dijo que si a un uniformado “le ordenan que mate, mata… y si le ordenan que robe, roba”.

Igualmente señaló que la razón principal por la que los militares delinquen es que no les importa ser enviados a prisión, ya que allí tienen privilegios como ningún otro detenido, «y si se deprimen, hasta una jovencita le llevan».

Girón Jiménez se puso de ejemplo y dijo que por él ser un mayor, si lo envían a una cárcel militar “hay que darle una habitación con aire acondicionado, televisor con cable, computadora con internet”, más su teléfono celular.

FUENTE: LISTÍN DIARIO

Comments

comments