Hace apenas dos días escribí: “A finales de octubre Cindy Kiersch sub secretaria de estado a cargo de Canadá, el Caribe y otros destinos del hemisferio occidental vino al país y fue directo donde Danilo Medina. ¿qué le dijo? No lo se pero pronto se hará evidente. Trajo ordenes, mandatos e instrucciones porque EEUU no quiere a Medina ni está dispuesto a dejar que imponga una solución propia. Ya lo veremos en breve”.

Ayer viernes 1ro. de noviembre, El Caribe, publicaba en exclusiva una entrevista con Robin Bernstein la embajadora de los EEUU en nuestro país. Según lo publicado, la embajadora, y con ella, el resto del gobierno de su país “estaban encantados” con la solicitud del gobierno dominicano de que los EEUU supervisen las próximas elecciones porque, según ese decir: “ Nosotros, en esta semana nos hemos reunido con el presidente Medina y con el presidente del Tribunal Constitucional. Ambos nos han solicitado que  seamos entes de observación en las elecciones porque quieren elecciones que sean libres y nosotros estamos feliz de apoyar dichas solicitudes”.

Ahora, escuchen la verdadera historia, aunque, naturalmente con otras palabras:

Nadie nos ha invitado pero estamos aquí porque no podemos darnos el lujo de alborotar este país y eso sucederá si no actuamos a tiempo y resueltamente. Señor Medina, usted nos ha hecho venir de tan lejos y eso no está bien porque Washington tiene muchos problemas y usted debió entender y respetar el trabajo de nuestra embajadora y no burlarse de este. No estuvimos conformes con todo lo que usted hizo para forzar la reforma de la Constitución buscando la reelección. No estuvimos de acuerdo con la compra de votos en el Congreso. No estuvimos de acuerdo con las tratativas para rehabilitarlo. No estuvimos de acuerdo con el fraude de las primarias según sabemos y documentó Participación Ciudadana. Tampoco estamos de acuerdocon el desempeño de la JCE y no estamos en ánimo de aceptar que la voluntad popular el 20 de mayo próximo sea trastocada así que déjese de vainas que nosotros sabemos bien lo que usted y los suyos hicieron y  también lo que han pensado hacer. No vamos a invadir la RD porque esos métodos ya pasaron de moda, pero podemos hacer muchas cosas, desde publicar lo que tenemos sobre sus fechorías hasta emitir ordenes de arresto internacional contra usted y los suyos por lavado de activos, conjura para delinquir, fraude, ayuda al terrorismo etc.  Así que está bueno ya y por favor, hagan lo que dice la embajadora y no me obliguen a hacer otro viaje. ¿Está claro?

En aras de mantener las apariencias diremos que Uds. nos pidieron ayuda y que nosotros la aceptamos de buen gusto, que ambos queremos transparencia y bla, bla, bla, bla, bla. Pero, por favor no se equivoquen mas ni se hagan los pendejos. Coja su penco y haga lo que le de la gana con el pero no permitiremos ni toleraremos otro fraude.

Moraleja: Si los dominicanos hubieran tenido dirigentes, partidos y organizaciones de oposición verdadera no hubiera sido necesario que viniera la sub-secretaria Kiersch a corregir entuertos y sepan los dominicanos que esa visita no los libera de ponerse los pantalones, desafiar a Medina y hacer lo que hay que hacer. Por ahora, hemos sido dichosos, pero eso es pura coincidencia. Los EEUU y cualquier  país interviene en otro en función de sus propios intereses.  Fíjense que los americanos se reunieron solo con Medina y el presidente del Tribunal Constitucional y no con otros funcionarios, ni con la JCE que no vale un carajo ni con el gabinete etc. etc. etc.

Comments

comments