La pastora Rossy Maybelline Guzmán compareció por tercera vez ante la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) para ser interrogada en relación con un supuesto enriquecimiento ilícito y alegados vínculos con el exjefe de la Seguridad del expresidente Danilo Medina, Adán Cáceres.

Guzmán deberá volver a dar el frente a los interrogatorios por cuarta ocasión, sin embargo, su representante no quiso decir el día ni hora del encuentro.

La “pastora Rossy” fue cuestionada por más de seis horas por Wilson Camacho, titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) y Yeni Berenice Reynoso, directora general de Persecución del Ministerio Público.

A su llegada, a bordo de una lujosa yipeta Tahoe, último modelo High Country 2021, valorada aproximadamente e n84,900 dólares, equivalente a 4,925,898 pesos (a la tasa de 58.02 por uno), a las 10:00 de la mañana de este viernes 19 de febrero dijo que “Todo tiene su tiempo debajo del sol” y les deseó bendiciones a los representantes de la prensa.

Las denuncias por presunta corrupción que han salido a la luz pública contra esta religiosa, la sindican como testaferro y prestanombres de Adán Cáceres Silvestre, el exjefe del cuerpo de ayudantes militares de la administración del expresidente Danilo Medina Sánchez.

Por medio de los reportajes de la periodista Nuria Piera y el expediente depositado ante la Pepca por el dirigente político Guido Gómez Mazara, se sabe que la pastora tiene a su nombre bienes millonarios, muchos de los cuales, según las denuncias, son propiedad del exjefe de seguridad del expresidente Medina.

Los documentos depositados ante las autoridades contienen operaciones financieras de las compañías Único Real State, SRL y Asociación Campesina Madre Tierra, registradas bajo la titularidad de la Maybelline Guzmán “pero con evidente vinculación al militar Adán Cáceres Silvestre”, establecen los denunciantes.

FUENTE: DIARIO LIBRE

Comments

comments