La República Dominicana, este pequeño paraíso bañado por las playas más hermosas del mundo, enfrenta hoy la peor amenaza que ha tenido desde su fundación. Nuestro país está infectado por un virus agresivo que avanza rápidamente, y si no tomamos acción pronto, inevitablemente llevará nuestra sociedad al colapso total.

La corrupción, el despilfarro y la mala calidad del gasto público nos está comiendo vivos como sociedad. Un estudio del gasto público hecho por la Cepal reveló que en nuestro país se va un 5.2% del PIB todos los años en corrupcion, lo que en 2020 representará 235,789 millones de pesos para los políticos corruptos de este gobierno. Esto equivale a 646 millones de pesos diarios destinados para el pago de botellas, contrataciones sobrevaluadas, negocios de funcionarios con el estado y en general, para politiquería barata. Muchos de estos fondos acaban en las cuentas en Suiza y Hong Kong de los funcionarios y miembros del PLD.

Debido a que la justicia dominicana fue secuestrada por el gobieno, no podemos contar con ella para cuidar los intereses de nuestro pueblo. El gobierno de Danilo Medina se encargó de poner jueces que defienden sus intereses y los de sus canchanchanes, garantizando impunidad para los actos de corrupción. Por eso las denuncias no se investigan, y si acaso algún caso llega a la justicia, se termina diluyendo en este sistema judicial podrido en su totalidad.

Danilo Medina y su pandilla han tenido la suerte de encontrar un pueblo manso y dócil, dispuesto a recibir las migajas que dejan al pueblo mientras ellos se roban y endeudan todo el país. Da vergüenza que mientras países como Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Chile salen a las calles a protestar por situaciones de menor envergadura, nosotros en RD recibimos cajas del gobierno y nos quedamos sumisos mientras acaban con nuestro país en nuestras narices. Me da mucha pena y un dolor profundo en el alma que hasta los haitianos, un pueblo con mucho menos educación y que ha vivido en miseria perpetua, tienen a su presidente en jaque y al borde de la renuncia por hechos de corrupción. De lo que acusan al presidente haitiano es una fracción en comparación con lo que se han robado aquí.

No sé que será lo que nos dan que nos mantiene anestesiados, pero ya ha llegado el momento de despertar. Estamos en el punto en el que si no hacemos algo ahora, llegaremos donde no hay vuelta atrás. La corrupción y el endeudamiento público hará colapsar nuestra sociedad y nuestra economía. Si permitimos que esto pase, será responsabilidad de nuestra generación el haberle fallado a la patria y a nuestros hijos.

Ante esta situación, donde no hay justicia, procurador ni fiscales, lo único que nos queda por hacer es protestar. Somos más, y la única manera en que podemos demostrarle a este gobierno que no vamos a seguir aceptando que nos desfalquen es saliendo a las calles a defender nuestros intereses. Debemos demostrar que no estamos dispuestos a seguir aceptando que nos cobren impuestos, endeuden el país, para al final terminar robándose el dinero.

¿Tenemos razones para protestar? Les mencionaré algunas que a mi entender, debieron hacer que salgamos a la calle hace mucho tiempo. Empecemos.

Los dominicanos tenemos que protestar por Punta Catalina. A Odebrecht se le dio el contrato por 2,000 millones de dólares, el doble del precio que ofertó una empresa china por la misma planta. Adicional a esto, tendremos que pagar casi 1,300 millones de dólares adicionales por “aumento del costo” e intereses. Quedó evidenciado en un programa del Informe con Alicia Ortega que se pagaron millones y millones de dólares en sobornos, por los cuales nadie ha sido sometido. Como si fuera poco, en lugar de comprar el terreno donde se ejecutó la planta, algún idiota decidió que era mejor rentárselo de por vida a una de las familias más ricas del país. Una planta eléctica del estado en un terreno privado, eso sólo se ve en RD. Y cuando creíamos que aunque nos robaron, al menos nos iba a quedar la planta eléctrica, resulta que quieren vender la mitad por un cuarto del precio. ¡Qué burla hacia nosotros!

Tenemos que salir a protestar por los sobornos de Odebrecht. ¿Cómo es posible que en toda latinoamérica hayan caído presos presidentes, ministros, legisladores y más funcionarios, y que en RD, donde se pagaron más sobornos, hayan tres gatos? ¿Cómo es posible que si Danilo Medina ejecutó en valor el 60% de las obras de Odebrecht, nadie de su gobierno esté sometido? Debemos protestar para que los responsables de que estafaran al pueblo dominicano vayan a la cárcel.

Tenemos que protestar para exigir la renuncia del Procurador, Jean Alain Rodríguez. A parte de que es cómplice por negligencia de todo lo malo que se ha hecho y que él no ha investigado, su hermana y la esposa de uno de sus empleados están involucrados en un escándalo de corrupción en Obras Públicas por más de mil millones de pesos. ¿Creen ustedes que la hermana de Jean Alain y la esposa de su asistente recibieron mil millones de pesos para asfalto, y que Jean Alain no esté involucrado? Por eso, tenemos que salir a protestar.

Tenemos que protestar por el 4% para la educación, que ha sido utilizado para botellas, construcciones sobrevaluadas y para negocios de políticos con el gobierno. Es un secreto a voces que el principal logro de Carlos Amarante Baret como ministro de educación fue comprar la diputación de su hijo con nuestro dinero, y las pruebas PISA revelan que la educación dominicana empeoró del 2015 al 2018. Robándose el 4% se están robando el futuro de nuestro país. Esto es lo peor de todo; están creando una generación de dominicanos sin nada de educación. Estos 20 años han sido una generación perdida. Por ello, tenemos que protestar.

Tenemos que protestar por la justicia. ¿Cómo es posible que una fiscal que le puso droga a un grupo de jóvenes que se ganan la vida honradamente esté tranquila en su casa? A ese punto ha llegado la corrupción en este país. Los agentes de la DNCD que vimos en los videos poniendo droga, están ya en su casa. ¿A cuántos jóvenes les habrán tronchado el futuro colocándole drogas y metiéndolos en la cárcel siendo inocentes? Dios mío, esto es inaceptable; tenemos que protestar.

Tenemos que salir a protestar por El Penco. Sólo en RD se permite que alguien que debería estar preso por corrupción sea candidato a la presidencia. El penco reconoció que otorgó en contratos irregulares más de 11,000 millones de pesos a la hermana del Procurador General de la República. En cualquier otro país de Latinoamérica Gonzalo estuviera preso en una cárcel de máxima seguridad y hubiesen botado la llave. O tuviera que estar delatando a quienes hicieron esa marrulla con él. Aquí ni una ni la otra. Por esta burla, tenemos que protestar.

Los dominicanos tenemos que protestar por las bocinas y las botellas del gobierno. Todos conocemos personas que cobran del gobierno sin trabajar, incluyendo muchos periodistas de los principales medios de comunicación. Parece que los dominicanos no entendemos que ese dinero sale de nosotros, de los impuestos que pagamos los que trabajamos en el sector privado. Lo que hace el gobierno es robarnos para dárselo a sus copartidarios. Porque ellos creen que somos idiotas, tenemos que salir a protestar.

Los corruptos de este gobierno van a llegar hasta donde nosotros lo permitamos. Es hora ya de que hagamos algo, es hora de salir a protestar. Para no perjudicar la economía de nuestro país, debemos hacerlo de manera pacífica y civilizada, sin dañar propiedad pública o privada, pero haciendo ver que nosotros somos los que tenemos el poder. Es hora de que este país despierte, si no lo hacemos ahora, nos arrepentiremos en el futuro de no haber hecho nada cuando podíamos. Le tendremos que decir a nuestro hijos que cuando el país necesitó hombres y mujeres con coraje, nos quedamos viendo como destruyeron nuestra amada República.

Comments

comments