El 12 de diciembre 2018, un grupo de inversionistas extranjeros se reunió con el presidente Danilo Medina y manifestaron su interés de transformar la costa norte del país en un destino de turismo de lujo. Se proponía el establecimiento de tres hoteles en Sosúa y Cabarete de Marriot International, con las destacadas marcas de calidad; the Luxury Collection, W Hotels y Ritz-Carlton Reserve. 

A pesar de la buena reputación internacional de Marriot, parece que los planes para cada uno de los tres proyectos violan las leyes y regulaciones del país y eso con la convivencia de las autoridades.

Proyecto 2 (Ocean Group Sosúa) – The Luxury Collection –Marriott International

En el año 2011, existía una pequeña playa de 20 de metros lineales, con rocas que la protegía. Cuando se construyó el proyecto en 2012, el promotor quito la protección de rocas para tener, supuestamente, solo arena. Poco a poco, con los años, se fue la playa.

Ese proyecto tiene el decreto el Decreto 369-11 sustituido por el decreto 387-11, para utilizar parte de los de los 60 metros de la franja marítima para la remodelación, ampliación, construcción de un atracadero. Pero ese decreto no da permiso para la construcción del proyecto en los 60 metros de la franja marítima, sin embargo gran parte del proyecto está construido en los 60 metros  en violación a la ley 305-68.

La pérdida de la playa por el manejo inapropiado e ilegal de la remoción de las rocas se debió a las estructuras físicas del proyecto, intervinieron 50m de la mar, rellenándolos. Los promotores presentaron ese ecocidio como una atracción para Sosúa, lo que no fue el caso, cuando en realidad, con el relleno eliminaron dos zonas de arrecifes de corales, atracciones reales del ecosistema marino.

Con el permiso No. 1585-renovado, el Ministerio de Medio Ambiente otorga el derecho de sustitución por pérdida y modificación. Lo que autorizó la construcción de una escollera de ciento ochenta metros (180 m) de longitud, con rocas calizas grandes, con diámetro de 1.5 m y can taludes en ambos lados de 1.5H: 1.0V, con una corona de una elevación de +2.50 m sobre el nivel medio del mar, ubicada a 50 m mar adentro. O sea, que después de todas las graves violaciones incurridas por la empresa del proyecto, en vez de aplicarle las leyes correspondientes, esta empresa es premiada, ampliamente, por un gobierno equivocado, que considera que el progreso radica en promover un turismo a cualquier costo, cuando en realidad lo que está pasando es que, con el discurrir del tiempo, esas obras perderán su encanto natural y al final quedarán como ruinas ejemplo de la torpeza y la corrupción de autoridades irresponsables, para quienes el país y sus recursos naturales no tienen otro valor que el que a ellos le faciliten grandes recursos económicos.

La verdad es que todavía es un secreto para todos los que hacemos vida activa en los alrededores de ese proyecto, cuales son las pretensiones de sus promotores. El permiso que tienen habla de un rompe olas, pero todo da lugar a pensar que va ser una playa artificial,  tomando la arena de un banco existente entre Cabarete y Sosúa,  lo que no está contemplado en el permiso otorgado por el Ministerio de Medio Ambiente.

Para resolver el problema de las piedras para hacer el relleno, los promotores se agenciaron otro permiso (esa gente solo tienen que pedir por sus bocas y las autoridades están siempre listas para complacerlos en todo) del Ministerio de Medio Ambiente. El lugar elegido no contempla los requisitos para una mina, ya que está en la proximidad de la ciudad, además, previo a esa explotación, para extraer las piedras, la Ley establece que se haga un Estudio de Impacto Ambiental. El permiso que los ampara para realizar esas violaciones a nuestras leyes y normas es el VS-06-0870 que fue renovado.

Mina de Caliche en Cofresí, en la  proximidad de proyectos turísticos

Posible consecuencia:

El flujo de arena va de este en oeste y eso significa que las playas de Sosúa, como playa Alicia que es la principal así como otras, podrían ser afectadas por el cambio de flujo de la arena. Ese problema en conjunto con los cambios climáticos y la subida del mar va a acelerar las pérdidas de arena para las playas.

Según la Academia de ciencias, ese proyecto tiene muchas desventajas para Sosua:

  1. Altera la dinámica costera.
  2. Multiplica la fuerza de socavación del oleaje
  3. Interrumpe la corriente litoral.
  4. Interrumpe el depósito de arenas en la costa situada a uno u otro lado del espigón,       según de donde venga la corriente litoral que transporta las arenas a las playas.
  5. Altera y destruye el arrecife de coral según donde se construya.
  6. Su construcción necesita un Estudio de Impacto Ambiental muy detallado y solo se puede dar una licencia si se demuestra su inocuidad y si se demuestra su interés público. Para esa categoría de obra, se necesitan hasta 3 años de estudio según un hidrólogo reputado.
  7. Es obligado realizar vistas públicas y consultar con los propietarios de la zona afectada antes de otorgar la licencia y no se ha escuchado que se haya hecho vistas públicas en los alrededores del proyecto.

Permisos:

Carta de no Objeción del Ministerio de Turismo:

Por la ley 202-04 de libre acceso a la información, se ha pedido  la carta de no objeción de ese proyecto al Ministerio de Turismo. La respuesta fue negativa y todo indica que ese proyecto no tiene un permiso de parte de ese Ministerio. Estamos hablando de una construcción de los años 2011 y que según una fuente, en el Ministerio de Turismo notificaron varias veces el promotor, para que detuvieran las construcciones.

Carta de no Objeción del Ayuntamiento de Sosua:

Existe una Carta de no Objeción del 6 de mayo 2011, de parte de la Oficina de Urbanización de Sosua. Esa carta es ilegal, porque tenía que pasar por el Concejo de Vocales del ayuntamiento de Sosua, según el Artículo 52 literal C de la Ley 176-07, sobre la atribución de los ayuntamientos para la autorización de uso de suelo y edificaciones. Ilegal también, porque el proyecto está fuera del ordenamiento territorial de esa zona.

Licencia Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente:

Con el permiso no 1585-renovado, el Ministerio de Medio Ambiente otorga sustitución por perdida y modificación para la construcción de una escollera de ciento ochenta metros (180 m) de longitud, empleando rocas calizas grandes, con diámetro de 1.5 m y con taludes en ambos lados de 1.5H: 1.0V y una corona con una elevación de +2.50 m sobre el nivel medio del mar, ubicada a 50 m mar adentro.

Todo indica que no va a ser un rompe olas pero una playa artificial  de 9,000 m2  dentro del mar.

También se escuchó que el Comité Técnico de Evaluación del Ministerio de Medio Ambiente rechazó en dos ocasiones el proyecto, pero el ministro Estévez, pasó por encima de ese Comité y medalaganariamente, sin ningún concepto ecológico o moral, de forma irresponsable, firmó el permiso.

Ahora se cuestiona esa Licencia por su total ilegitimidad porque prevé el rellenado de una parte marina y su privatización. Ya no se trata de un rompe olas.

Ordenamiento territorial de Sosua:

En 2012, los edificios en Sosua debían tener un máximum de 3 pisos de altura. Todos los edificios del proyecto que nos ocupa, se levantaron a más de 3 pisos, por lo que estaban fuera de la ley.

El Ordenamiento Territorial de Sosua, establecido por la Resolución 01 de 2015, autoriza la construcción de edificios de 4 pisos y un posible 5to  retranqueado a 4.5 metros, pero a partir de los 60 metros de la franja marina. Grande parte del proyecto del Ocean Club está construido dentro de  los 60 metros de la franja marina, totalmente, fuera del ordenamiento territorial del área. Hasta que existe un edificio que tiene hasta 7 pisos. La Resolución de turismo no contempla la construcción de edificios en los 60 metros

Rellena del mar al frente del proyecto

Ocean Club Sosua rellenando el mar con un permiso del Ministerio de Medio Ambiente (11 de enero 2020)

Supuestamente rompe olas hecho con un permiso muy cuestionado del Ministerio de Medio Ambiente. Todo indica que van a rellenar el interior para tener una playa artificial.

 

Es penoso ver como la cadena de hoteles internacional se comporta. Supuestamente, tienen compromisos con medio ambiente en sus discursos pero la realidad es otra. Esa obra es un precedente peligroso porque abre la puerta a todos los proyectos que construyeron en los 60 metros a rellenar el mar y provocar desastres ecológicos irremediables.
El presidente Danilo Medina dijo que República Dominicana es el décimo país del mundo más afectado por el cambio climático en todo el mundo, y que si la temperatura sube como se espera, entonces República Dominicana es uno de los territorios “que va a desaparecer del mapa”. El discurso es realidad pero la presidencia sigue dando decretos para uso de los 60 metros a sus amigos poderosos.

 

El comportamiento de las autoridades y la compañía local en esta saga no es muy sorprendente.  Pero Marriott International?

 

 

 

Comments

comments