Rodrigo Duterte, presidente del gobierno de Filipinas, instó a disparar de forma no letal a funcionarios corruptos en el transcurso de un discurso durante la inauguración del centro de gobierno de Bataan. Tras reconocer que la corrupción se ha convertido en una lacra para el país declaró que si esos funcionarios corruptos “piden un soborno, abofetéelos. Si tiene un arma, puede dispararles, pero no matarlos”.

Aseguró igualmente que cualquier persona que llegue a disparar contra un funcionario corrupto únicamente será acusada de causar lesiones y no ingresará en prisión. Se considerarán lesiones físicas graves pero dicha persona “será dejada en libertad condicional”

Durante su alocución llamó al pueblo filipino a denunciar cualquier acto de corrupción o abuso en el que pudieran estar involucrados funcionarios públicos.

Comments

comments