La biblioteca de Montecristi, construida por José Ignacio Martínez en el período 2006-2010  y que lleva el nombre de la profesora María Altagracia Abreu Jerez por los 37 años dedicados al magisterio, está en condiciones tan deplorables que se ha tomado para criar cerdos, según informaciones suministradas a la redacción de la Z 101 Digital.

Medios digitales de Montecristi se han hecho eco de la lamentable situación que ha indignado a la comunidad, en especial al hijo de la profesora Abreu, a quien rindieron honor al colocarle su nombre.

“Quiero que sepa el gobierno de Danilo Medina, el alcalde Luisito Méndez y el administrador del Proyecto La Cruz de Manzanillo, que el convertir la biblioteca que lleva el nombre de mi mamá en una pocilga no disminuye mi honra ni mi amor, ni mi orgullo de ser el hijo de ella, que me basta saber que heredé su carácter y su dignidad”, postea Santiago Caba Abreu en su cuenta de Facebook, expresando su descontento.  Hasta el momento el Ayuntamiento de Montecristi no ha reaccionado al respecto.

El administrador del Proyecto Agrario la Cruz de Manzanillo Ingeniero Guillermo Benjamín Torres Chéstaro, ordeno que fuera utilizada para crianza de cerdos, una biblioteca recién inaugurada por las autoridades del ayuntamiento de este municipio en la gestión del alcalde Ignacio Matinez. En la biblioteca cuyo espacio es utilizado en su totalidad para albergar 65 cerdas paridas en su mayoría, fueron vistos algunos libros devorados por los ambrientos animales, que al notar la presencia de este periodista corriendo hacia la puerta en busca de alimentos.La nueva pocilga del Proyecto Agrario la Cruz Manzanillo, esta ubicada en la carretera principal, batey Madre y fue construida en el 2010 en honor a la educadora Maria Altagracia Abreu Jerez, lo cual constituye una honra a sus 37 años dedicada al magisterio.En el lugar que fue destinado para educar e investgación de cientos de estudiantes que habitan los bateyes del emporio, el encargado de la pocilga Carmelo de la Rosa, dijo que eso era provisional, porque porque con la crecida del rió yaque del norte el pasado mes de noviembre se había inundado su habitad en el batey la Cruz.El lugar esta arruinado y con gran cantidad de excrementos en el patio é interior del salón de estudios de la biblioteca Maria Altagracia Abreu Jerez, donde el mal olor es insoportable.La medida del administrador Guillermo B. Torrez Chéstaro, esta siendo ampliamente criticada en las redes sociales, medio locales y residentes en los bateyes, quienes entienden que la educación de sus hijos esta siendo mutilada en un gobierno que ha prometido avance en ese sentido.

Comments

comments