El 12 de diciembre 2018, un grupo de inversionistas extranjeros se reunió con el presidente Danilo Medina y manifestaron su interés de transformar la costa norte del país en un destino de turismo de lujo.  Se proponía el establecimiento de tres hoteles en Sosúa y Cabarete de Marriot International, con las destacadas marcas de calidad; the Luxury Collection En Sosúa, W Hotels en Cabarete y Ritz-Carlton Reserve en la Boca de Yásica.

A pesar de la buena reputación internacional de Marriot, parece que los planes para cada uno de los tres proyectos violan las leyes y regulaciones del país y eso con la connivencia de las autoridades.

Queremos presentar los 3 proyectos que, supuestamente, van a transformar Cabarete y Sosua, con sus irregularidades:

Tercer proyecto: Ocean Group Cabarete – W hotels (Marriott international)

En Cabarete, W Hotels y Ocean Club Cabarete, tiene un proyecto a ser levantado en el centro de Cabarete, en formato de un hotel.

En 2019, ese grupo de inversionistas quiso construir torres de 7 pisos en Cabarete, frente a la playa. El Ordenamiento Territorial de Cabarete, bajo el Decreto 847-09, otorga edificaciones de solo 3 pisos de altura. Cabarete es una zona de deportes acuáticos que funcionan con la brisa. Esas torres de 7 pisos ponen en peligro los deportes como; kitesurfing y windsurfing. La altura de los edificios es un factor determinante, para que los vientos prevalentes que soplan de este a oeste y  que permiten el desarrollo de los deportes acuáticos, no encuentren ningún obstáculo que impidan su libre discurrir. Las construcciones de esas edificaciones de esas alturas, muy seguramente, perjudicarán esas actividades deportivas y el polo turístico de Cabarete, famoso en el mundo por las características de sus vientos, tenderá a desaparecer. Entonces surge la pregunta: ¿para qué sirven esas grandes inversiones si con las mismas se está destruyendo la principal atracción del polo turístico?, ¿y si proyectos como estos van contra natura, por qué nuestras autoridades les dan un apoyo tan irracional?, ¿es qué nuestras autoridades tienen otras motivaciones no sanas?

Este proyecto recibió la Licencia Ambiental 0362-19 del Ministerio de Medio Ambiente para la construcción de un hotel de 165 habitaciones y 7 pisos, con un nivel soterrado para parqueos. El proyecto tiene que ser construido, enteramente, fuera de los 60 metros de la franja marina y  dentro del muro existente, por lo que tenemos que colegir la existencia de un serio problema en lo expresado por la Licencia Ambiental.

Licencia Ambiental

En los años del decenio de los 2000, se construyó una pared en los 60 metros de la franja marina establecida por la Ley 305, sin ningun permiso. Después de una querella interpuesta por INSAPROMA, dio como resultado un informe del Ministerio de Medio Ambiente, de fecha; junio 2009, que declaró que esa pared tenía que ser destruida por sus constructores, a fin de recuperar el entorno, al mismo nivel de las demás instalaciones turísticas adyacentes a la playa. En octubre 2012, el procurador de Medio Ambiente de Puerto Plata archivó la querella porque recibió un informe de la Dirección Provincial de Puerto Plata, del ingeniero Frómeta que decía que el Hotel Azzuro había destruido la pared, cumpliendo con la referida recomendación.

Esa pared nunca fue destruida y todavía fue declarada demolida por el Ministerio de Medio Ambiente y el que además, archivó la querella.

Pared dentro de los 60 metros de la franja marina, supuestamente destruida, pero que todavía, en 2019 está en su lugar.

Extracto del archivo de la querella en contra del promotor donde el ingeniero de medio ambiente, Jose Perez Frometa, señala la destrucción de la pared.

Además de todo esto, existen dos ((2) informes del 2009, del Ministerio de Medio Ambiente, que dicen que esa pared está dentro los 60 metros y la Licencia Ambiental del proyecto que nos ocupa, dice que no está dentro de los 60 metros. En realidad, esa pared esta entre los 20 y 25 metros, a partir de la línea establecida entre la pleamar y la baja mar, tierra adentro.

Otro asunto grave, que determina la nulidad de la Licencia Ambiental No. 0362, es que  no se hicieron las vistas públicas, indispensables para obtener esa Licencia.
NADIE EN CABARETE FUE INVITADO Y POR TANTO NO PARTICIPÓ EN VISTAS PÚBLICAS DE ESE PROYECTO.

Ministerio de Turismo (Mitur)

En 2009, se hicieron varios talleres en coordinación con Maribel Villalona, directora de Mitur, para definir, entre otros, la altura de los edificios. Maribel Villalona estaba consciente que la altura de los edificios tenía que ser limitada por evitar la caída de la brisa para los deportes acuáticos, además de evitar, también, la construcción de torres en un pueblo como Cabarete.

Se emitió el Decreto 847-09 y la Resolución de MITUR 9-12 que determina el Ordenamiento Territorial de Cabarete. Esa Resolución determinó que en la zona donde se quiere hacer el proyecto de marras, solo está permitido un máximum de 3 pisos. De manera sorprendente, con la Carta de no Objeción; DPP-0937-19, MITUR decidió elevar, MEDALAGANARIMENTE, a 7 pisos en esa misma zona, directamente, frente al mar, en total contradicción a lo que la directora Villalona estableció en el 2009. Un funcionario del MITUR dijo que no existe problema con la brisa y la altura de los edificios, contrario a lo que técnicos de ese mismo Ministerio y otros particulares han determinado, después de los estudios correspondientes. Así las cosas y para oficializar los desaciertos, los promotores de este proyecto, consiguen la emisión de decretos presidenciales de manera discrecional y oportuna y por  arte de prestidigitación aparecen el Decreto y 445-12 otorgando 6 pisos para los edificios, pero el proyecto construye uno de un piso más (7). La fecha del decreto es el 15 de agosto 2012, el ultimo día de la gestión del ex presidente Leonel Fernandez.

Aquí tenemos un video de Youtube que explica que la altura de los edificios afecta la brisa para los deportes acuáticos en Cabarete y además le agradece a MITUR, el regalo que le hacen con una  resolución especial para, una vez más, oficializar el entuerto.

En resumen:

  1. Tanto el Ministerio de Medio Ambiente, como el Ministerio de Turismo (MITUR) se contradicen una y otra vez, para enmendar sus errores o para respaldar sus cobros de peajes a los promotores, haciendo que el gobierno central se convierta en un colaborador complaciente, de sus fechorías, con la emisión de decretos ajustados a los intereses de sus clientes. O acaso la corrupción viene de más arriba?
  2. Uno se ve obligado a pensar de esa manera, ante todas esas contradicciones de sus anteriores informes técnicos. Cuando en el caso de Medio Ambiente, éste había establecido que la indicada pared en la playa de Cabarete está dentro de los 60 m de la franja marina, algo que nosotros mismos comprobamos sobre el terreno (está entre los 20 y 25 metros, respectivamente), algo que se puede comprobar empleando las fotos de Google Earth de los años anteriores. Puede ser que el mismo ingeniero Frometa que declaro la pared demolida que midió los 60 metros.
  3. Una pared declarada demolida por el Ministerio de Medio Ambiente en 2012 y que en la actualidad sigue siendo un mudo testigo de las sin razones de ese Ministerio, que ahora tiene el tupé de establecer, en la ilegal Licencia Ambiental de ese proyecto, como si estuviera fuera, para permitir la construcción dentro de la franja marina de los 60 m, sin necesidad de un decreto presidencia.
  4. No se mantuvieron vistas públicas para la aprobación del proyecto y si el Estudio de Impacto Ambiental las registra, son falsas y la Licencia es, como quiera ilegal.
  5. En lo que concierne al Ministerio de Turismo, parece que trabaja atado a las ilegalidades del Ministerio de Medio Ambiente o viceversa, pues en su Ordenamiento Territorial de Cabarete, establece, claramente, que no se permitirán edificaciones de más de tres (3) pisos y en la realidad, no solo permite construcciones de más de seis (6) pisos, sino que emite resoluciones para cambiar lo establecido sin el menor pudor, para beneficiar a una sola empresa promotora, perjudicando los otros inversionistas que respectaron el ordenamiento territorial.

Vista panorámica tomada el 19 de enero del 2020 de la pared, entre la cual se levantará el Hotel Marriot International, a 15 y/25 m de la línea de la pleamar-baja mar.

Existe la sospecha legítima de una complicidad abierta entre los Ministerios de Turismo y Medio Ambiente para facilitar la construcción ilegal del referido Hotel, sin importar los daños que ésta pueda causar al libre flujo de los vientos y a  la franja marina de los 60 m, representativa de la soberanía nacional. Construyeron la pared ilegalmente cogiendo 20 metros de playa.

Los Ministerios de Medio Ambiente y de Turismo no han entendido todavía, que vivimos una época de cambio climático y cada año la playa de Cabarete se está reduciendo por la erosión y las construcciones dentro de los 60 metros de la franja marina. Cabarete vive de playa y no de los edificios de concreto construidos sobre la playa. Varias veces en el año, las olas llegan hasta la pared de ese futuro proyecto, pero nadie se inmuta.

Tenemos un ejemplo contundente de reciente construcción, el proyecto de Lifestyle, construido, justamente, a 15 metros de la línea de la pleamar-bajamar, adonde el mar ha entrado varias veces a dentro del mismo y un día cualquiera de estos hará grandes daños.

W hotels, parte de Marriott International, está involucrado también en el escándalo de relleno de humedal y destrucción de manglares en la boca de Yasica. Limpiando el terreno del proyecto en el centro de Cabarete, cientos de camiones están utilizados para llevar ese material para hacer una carretera a dentro de humedal y manglares. El proyecto Ritz Carlton Reserve, también de Marriott International, supuestamente, es un proyecto en coordinación con la fundación Jean-Michel Cousteau en la Boca de Yasica que prometió un proyecto “eco amigable”. Parece que esa cadena de hoteles internacional tiene otro concepto del medio ambiente.

Tampoco respetan los horarios de trabajo indicado en la licencia ambiental. Los sábados, domingos y días feriados tiene que terminar a las 12 de la tarde. Todavía se ha visto trabajar hasta las 6 de la tarde.

Entendemos que la nueva política del ministerio de medio ambiente es de premiar los depredadores con una licencia ambiental.

Comments

comments