Luego del ataque a dos refinerías saudíes de la petrolera estatal Aramco, la principal del mundo, los precios del Brent suben US$ 11,73 hasta los US$ 71.95 por barril de petróleo en las primeras operaciones en Singapur, lo que supone un incremento de 19%, mientras los futuros del WTI suben 15% en Wall Street hasta los US$63,34. En tanto, la bolsa de Arabia Saudita cae 1%. Los analistas hacen sus apuestas para los precios del crudo: podría subir hasta los US$100 por barril, además de aumentar la prima de riesgo a causa de la vulnerabilidad de las instalaciones de crudo.

El ataque, llevado a cabo con diez drones, supone una reducción de cerca del 50% en la producción de la estatal Aramco. Además, implica una baja de 5,7 millones de barriles por día, es decir, alrededor de un 6% del suministro mundial.

Para el mercado mundial del petróleo, los 5,7 millones de barriles por día que Arabia Saudita detendrá, es la peor interrupción repentina de la historia. A raíz de las dudas, el gobierno de ese país informó que este domingo comenzaron las obras para reparar la instalaciones, mientras Estados Unidos ofreció sus reservas para garantizar suministro mundial en caso de ser necesario. A su vez, Arabia Saudita aseguró que los inventarios permitirán cubrir la demanda de sus clientes.

FUENTE: CNN

Comments

comments