La jueza de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional, Kenya Romero, dictó prisión preventiva de 18 meses a Adan Cáceres Silvestre y a la pastora Rossy Guzmán, al hijo de esta y a dos más de los implicados en caso Operación Coral por estafar al Estado con más de 3 mil millones de pesos.

Contra el mayor Girón se dictó prisión domiciliaria, como había solicitado el Ministerio Público.

Además de Cáceres y Guzmán, los demás enviado a prisión son Tanner Antonio Flete Guzmán; el coronel policial Rafael Núñez de Aza y el sargento de la Armada Alejandro José Montero Cruz.

El mayor del Ejército Girón Jiménez, quien era programador de nóminas del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial (Cusep) y encargado de tecnología del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística “Cestur”, es quien funge como principal testigo en colaboración con el Ministerio Público.

El esquema utilizado por la red, según el Ministerio Público, era nombrar en la nómina policías y militares de manera irregular, con salarios de 20 mil y 70 mil pesos, con la condición de devolver entre el 80 y el 90% de lo cobrado cada mes a los miembros de “la agrupación criminal”.

Comments

comments